HISTÓRICO
Aguas del río Cauca se tragaron $22 mil millones
  • Aguas del río Cauca se tragaron $22 mil millones | El 12 de abril el Cauca abrió este boquete, en Santa Anita, Nechí, que dejó inservible esta obra, terminada 15 días antes. FOTO JAIME PÉREZ
    Aguas del río Cauca se tragaron $22 mil millones | El 12 de abril el Cauca abrió este boquete, en Santa Anita, Nechí, que dejó inservible esta obra, terminada 15 días antes. FOTO JAIME PÉREZ
Por RODRIGO MARTÍNEZ ARANGO | Publicado el 19 de junio de 2012

Cada que llueve en la región Andina reaparece el temor entre los habitantes de Nechí y de La Mojana por los estragos que les causan las crecientes del río Cauca.

Hace 23 meses, el río corre loco a través de tres bocas que se han tragado más de 22 mil millones de pesos, 120 mil hectáreas de cultivos de arroz, zonas ganaderas y selva tropical.

El alcalde de Nechí, Eduardo Cabrera Urbiña , indicó que, a pesar, de las cuantiosas inversiones del Gobierno para tapar las bocas Santa Anita, Nuevo Mundo y Pedro Ignacio, que formó el Cauca, todo está igual.

Nechí está convertido en una isla y el afluente amenaza con borrarlo del mapa, junto con el resto de La Mojana y Bajo San Jorge, en Antioquia, Sucre, Córdoba y Bolívar, dijo Cabrera.

El mandatario se lamentó de que no se aproveche este momento en que el río tiene un bajo nivel para hacer las obras de reparación de los diques.

Además, criticó que Invías, a través de un amparo de urgencia manifiesta para evitar la licitación y con el fin de no atrasar las obras, le hubiera cancelado a Rashingeniería S.A., un total de 14.994 millones 271 mil 288 pesos y 399 millones 999 mil pesos a la interventora Ecovías S.A.S. para el cierre del chorro Santa Anita y este siga abierto.

Esta boca, continuó el Alcalde, se tragó, con las adiciones, 22 mil millones de pesos del presupuesto Nacional y no fue cerrada y por allí el Cauca sigue invadiendo Nechí, San Jacinto del Cauca, Achí, Guaranda, Majagual, Magangué, San Marcos, Caimito, San Benito Abad, Ayapel y Sucre. Una población cercana a los 340 mil habitantes.

Agregó que se le hizo extraño que en una de las reuniones convocadas por la Presidencia de la República, Invías anunciara que esta obra va en un 95%.

Advirtió el alcalde de Nechí que si no se tapa esta boca, se perderá el trabajo de Colombia Humanitaria en otros chorros.

Cabrera también denunció que "estimaron que el cierre de la boca Pedro Ignacio, también en Nechí, pasará de un costo de 1.515 millones de pesos a 10.850 millones y este fue contratado desde hace dos meses con la firma Viña Russi, la cual no ha iniciado los trabajos".

El alcalde cuestionó que Invías no invitara, para un caso de atención inmediata, a empresas con músculo financiero.

Otras voces
Jaime Camacho , presidente del comité de Arroceros del Bajo Cauca y Alto San Jorge, se quejó porque los productores han perdido durante los dos años de inundación 32 mil millones de pesos, mientras que los de toda la región de La Mojana que suman 25 mil hectáreas de cultivos del cereal, tienen pérdidas de 80 mil millones.

"Estamos en la ruina y del Estado sólo hemos recibido mercados. Los bancos nos están embargando", se lamentó.

Esta situación obligó a muchos de los productores a arrendar tierras en otros lugares o a trabajar como chaluperos, mineros o mototaxistas.

Recordó que el 18 de julio se cumplen dos años de estar incomunicados por carretera por el boquete que abrió el Cauca.

En cuanto a una denuncia hecha por el Gobierno sobre el chorro Santa Anita, que se formó en la finca del mismo nombre por el colapso de una alcantarilla imprudentemente autorizada y por canaletas hechas por los arroceros, enfatizó que se trata de un invento: "El río rompió los diques artesanales".

Por su parte el ganadero Álvaro Yepes añadió que "las pérdidas del gremio no las calcula nadie. En Nechí se ahogaron más de 1.500 reses".

Hace 15 días, recordó, los visitó la embajadora de Holanda. "Anunció que nos ayudaría, pero los trabajos son a largo plazo; no aguantamos más".

Eso sin contar con el daño ecológico porque, cuentan los pobladores, han hallado restos de tigrillos, osos perezosos, venados y micos. Los chigüiros por ser buenos nadadores, fueron los únicos que se salvaron.

Arnulfo Ortega , alcalde de San Marcos, Sucre, se unió a estas denuncias y dijo que "muy a pesar de que el invierno de 2010 fue muy fuerte, la situación que padecen La Mojana y del Bajo San Jorge es difícil, porque algunas obras no aguantaron la arremetida del río".

Anotó que en San Marcos las tierras dedicadas a la ganadería y a la agricultura, unas 25 mil hectáreas, siguen debajo del agua, aunque las lluvias se han disminuido, pero los rompederos continúan abiertos.

Antonio Romero , presidente del Comité de Ganaderos del San Jorge y La Mojana reveló que en Ayapel, San Marcos, Caimito y San Benito Abad han perdido más de 15 mil semovientes.

Sí cerraron la boca
Mauricio Charry , coordinador de obra de la empresa Rashingeniería, aseguró que entregaron la obra de cierre de la boca Santa Anita, en Nechí, en su totalidad y a satisfacción y lo que ocurrió fue que el 12 de abril pasado por una creciente del Cauca la obra colapsó por una fuerte socavación, la cual no fue tenida en cuenta en los diseños.

Dijo, además, que su firma también realizó los trabajos de una contención de más de 200 metros en el frente de José Bravo, en Achí, sur de Bolívar, el cual entregaron a satisfacción antes de Santa Anita y en la actualidad trabajan dentro de los plazos estipulados en la construcción de un muro de contención en Cara de Gato.

Jorge Morris , uno de los representantes de la empresa interventora Ecovías, dijo que el pronunciamiento en torno a estos trabajos acordaron que solo lo hará Invías.

De otra parte, funcionarios de Invías consultados por EL COLOMBIANO a través de un cuestionario, indicaron que los diseños para tapar el chorro Santa Anita los realizó la misma firma contratista y será esta la que deberá responder por los daños mediante la llamada póliza de estabilidad.

Sobre las críticas del alcalde de Nechí en torno a la firma contratista Viñas Russi, bajo la supervisión de la interventora Erjar y Cia S.A., a la que le asignaron los trabajos de reparación de la boca llamada Pedro Ignacio, Invías respondió que sí está en la zona y cuenta con la maquinaria necesaria para efectuar las obras programadas.

"A la fecha en este lugar no está ingresando agua, gracias a los trabajos previos que ha efectuado la firma", sostuvo.

Finalmente destacó que, teniendo en cuenta que son obras hidráulicas especializadas, pocos son los contratistas que cumplen con la experiencia específica que Invías exige.