HISTÓRICO
Alejandro crea música para videojuegos
  • Alejandro crea música para videojuegos | Cuidar la calidad de cada segmento de música y ser muy eficiente en la programación. Una tarea que requiere largas horas de trabajo y concentración FOTO MANUELA PALACIO
    Alejandro crea música para videojuegos | Cuidar la calidad de cada segmento de música y ser muy eficiente en la programación. Una tarea que requiere largas horas de trabajo y concentración FOTO MANUELA PALACIO
Por NATALIA ESTEFANÍA BOTERO | Publicado el 08 de febrero de 2013

Diez guitarras, un teclado, la batería e instrumentos atípicos como Ukelele o un Didjeridoo australiano hacen parte de sus herramientas como músico y compositor. Y desde hace un par de años, como creador de bandas sonoras y efectos para videojuegos.

Alejandro Arango, o Lelo, como se le conoce a este integrante de la banda Pop Corn y ahora solista, tiene en su portafolio un par de composiciones, que en vez de estar en discos compactos, acompañan a curiosos personajes en el recorrido hacia nuevos mundos.

Su primera experiencia fue con Cowboy Guns, el juego de la empresa antioqueña C2 Estudio. Para dar en el blanco con lo que querían, se reunieron todos para conocer el concepto. Después programaron una sesión de referencia, con muchas películas y música de lo que se ha hecho en el género western.

Con todo ello en la cabeza, Alejandro volvió a su estudio a componer. El reto era lograr que un loop o mejor, ese segmento de música, que puede durar entre 30 segundos a un minuto, no recargue la tarea de programación y logre el efecto de acompañar lo que sucede en el juego.

Hay música que bien puede acompañar el momento inicial del juego, en el que se eligen los personajes, o cuando se entra a un nuevo mundo. "Lástima que la gente no juegue con audífonos para apreciarla mejor", precisa Alejandro.

Ahora trabaja para Gara Entertainment en el próximo juego que tienen listo para lanzar. Y en este caso, el personaje es una tortuga en tres versiones diferentes. Con ellos, tiene que trabajar los efectos, otro de los desafíos de este músico.

En vez de elegir entre los prefabricados de las librerías, construye sus propios sonidos. A veces toca desafiar su propia capacidad de ejecución. En Nitro Chimp, el segundo juego de C2 Estudio, tenía que recrear el choque del mico, el personaje principal. Un puñado de monedas y collares tirados adentro de un vaso brindaron un punto de partida inicial que luego manipuló con la ayuda de un software de efectos especiales.

Con Nitro, además, crearon una banda sonora para el juego, que incluso está disponible en iTunes. Se trata de aportar ideas para una industria que apenas está naciendo, la de la música en los videojuegos, que Alejandro impulsa a su ritmo.