HISTÓRICO
Amalfi, pueblo de las bicicletas, multa por montar en el parque
  • Amalfi, pueblo de las bicicletas, multa por montar en el parque | En Amalfi la bicicleta, desde hace años, es el medio de transporte más popular. FOTO RÓBINSON SÁENZ
    Amalfi, pueblo de las bicicletas, multa por montar en el parque | En Amalfi la bicicleta, desde hace años, es el medio de transporte más popular. FOTO RÓBINSON SÁENZ
POR GUSTAVO OSPINA ZAPATA, Enviado especial amalfi | Publicado el 01 de marzo de 2013

En Amalfi, pueblo de bicicletas, a los ciclistas los pusieron a pagar comparendos, una medida no exenta de polémica, pero que se hizo imperiosa ante la indisciplina de los usuarios.

La multa se las empezaron a imponer a los que cruzan por el parque, pues sus zonas peatonales ya no aguantan la invasión e incluso se han producido accidentes.

El funcionario de la mano dura es Anderson Osorio, secretario de Tránsito, que está firme: "Es un clamor ciudadano", comentó y puso todo su personal, en total dos guardas, a cazar infractores.

Ezequiel Hincapié, presidente del Concejo, afirma que lo apoya, "porque las bicicletas ya se van encima de la gente".

Que duela el bolsillo
¡Claro…, antes de la multa, que es de 78.000 pesos y la inmovilización, hubo pedagogía. Se informó por Facebook, por la radio y televisión locales, en colegios y en cada dependencia se puso un cartel anunciando lo que venía.

"Los fines de semana utilizamos niños y alfabetizadores para informar a la gente".

Sólo que Amalfi es pueblo y tiene veredas distantes y campesinos que a veces no disponen de un radio, no bajan al pueblo o no saben leer.

Le pasó a Henry López, de la vereda Mangos Calentura, a más de una hora del casco urbano, quien fue de los primeros multados. Él acudió al instante a la oficina del secretario a contar su drama.

"Estoy enfermo, mi mujer iba a empeñar la bicicleta para comprar la fórmula y la partieron. Si no tengo pa’la droga menos pa’la multa", explicó.

"Yo entiendo su situación, pero esto se advirtió mucho", le respondió el secretario, que se conmovió, pero no le perdonó el parte, pues ya tenía consecutivo y no puede desechar comparendos a su amaño.

Incredulidad y pataletas
No será fácil aplicar la medida, dicen ciudadanos como Ramón Atehortúa, lustrabotas, quien le augura el fracaso: "Acá eso no se puede, ya lo intentaron una vez y el comando se llenó de bicicletas", dice.

Pero hay otras dificultades. En Amalfi, niñas y niños primero piden bicicleta que muñecas o balones. Por eso Kelly Preciado, de 8 años, cruzó el martes en su cicla por la zona prohibida. Los guardas no la vieron, pero la niña no sabía de la norma: "Si me la quitan me pongo a llorar", expresó.

Yoni López, de 9 años, comentó: "Si me la quitan mejor, así mi papá me compra otra".

En la primera hora del martes ya iban 10 bicicletas inmovilizadas.

¿Los afectados? Todos. En Amalfi todos van en cicla: mamás, campesinos, niños, ancianos y hasta curas. También Carlos Mario Montoya "Caliche", coleccionista, y tres campeones de bicicrós. Por eso dicen que allí hay más bicicletas que pueblo. Y como ellas, la medida no tiene reversa.