HISTÓRICO
Ante la firma de un acuerdo, Farc arrecia sus ataques
POR JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 21 de abril de 2014
Una de las formas con la que las Farc buscan mostrar que tienen poder, aun en medio de los diálogos con el Gobierno, y que pueden ejercer presión, son las acciones bélicas que desarrollan en ciertas zonas del territorio colombiano, las cuales parecieran intensificarse al cierre de cada punto de la agenda en la mesa de negociación.

Con un recorrido histórico por el proceso de paz que se adelanta con esa guerrilla, se puede dilucidar que los ataques y atentados han arreciado en puntos claves de la negociación: en las conversaciones previas y secretas, al inicio de los diálogos, y en las firmas de los dos puntos de la agenda a los que se ha llegado a un acuerdo parcial.

Dice Luis Eduardo Celis, investigador de la fundación Paz y Reconciliación, que las guerrillas, y en especial las Farc, han dosificado sus acciones militares en relación con la mesa de diálogos. "Lo que ellos muestran es que tienen iniciativa militar y capacidad de control sobre su fuerza. Y eso se ve con las dos treguas que han hecho. Con eso envían un mensaje que son una fuerza cohesionada".

Las Farc, agrega Celis, son una fuerza calculadora, y puede ser una tendencia nueva de su comportamiento que intensifiquen sus acciones al inicio o cierre de cada ciclo, pero también puede ser una coincidencia con sus actividades.

Es para ejercer presión
El consolidado del Gobierno Nacional muestra que en enero y febrero de 2014, se desmovilizaron 202 guerrilleros de las Farc (37 más que en el mismo período del año pasado). Además, murieron en combate 68 subversivos de las Farc y el Eln, y fueron capturados 457 de ambas guerrillas.

Estos resultados operacionales son la respuesta a la orden impartida por el presidente Juan Manuel Santos a todas las Fuerzas del Estado: "La ofensiva continúa. Pero al mismo tiempo estamos buscando esa negociación para que toda esta violencia que nos ha desangrado durante 50 años, la pongamos a un lado y continuemos el desarrollo".

Esta consolidación muestra el aumento del nivel de la confrontación, si se observa igualmente que por las acciones de las Farc, en el lapso de discusión del tercer punto de la agenda sobre la solución al problema de las drogas ilícitas, han muerto 16 miembros de la Fuerza Pública.

Además, como afirma la fundación Paz y Reconciliación en su informe Eln y Farc continuarán atacando infraestructura petrolera, "en el año 2013 se presentaron 196 ataques a la infraestructura petrolera del país, la cifra más alta alcanzada desde 2001 y se prevé que, durante el transcurso de este año, continuarán con la estrategia de atacar este tipo de patrimonio".

La lectura que da el analista del conflicto armado Juan Carlos Ortega, al aumento de las hostilidades y ataques, es que con los resultados del Gobierno, las Farc han perdido gran capacidad operacional, y con el despliegue militar del Estado, se busca doblegarlas para que las firmas de los acuerdos sean más fáciles.

"Pero los ataques y atentados últimos son una muestra de que las Farc no se van a dejar doblegar y, por el contrario, muestran poderío y capacidad en algunos territorios. Esa es su forma de ejercer presión", precisa Ortega.

Sin embargo, para el capitán (r) Juan Alfonso Fierro Manrique, presidente de Analvet (Asociación Nacional de Veteranos de las Fuerzas Armadas), con los ataques de las Farc, más allá de mostrar poder y presión, "ellos saben que tienen al Presidente amarrado porque se sabe que la reelección está atada al proceso de paz, y como lo saben, no tienen inconveniente en dar esas demostraciones de fuerza porque saben que Santos no va a levantarse de la mesa".

El jueves inicia el ciclo 24 de la agenda de negociación. Analistas insisten en que ahora sí se llegará a la firma del tercer punto, más desde lo expuesto por ambas delegaciones en el comunicado conjunto 34 el cual reseña: "avanzamos en las discusiones y construcción de acuerdos en los tres subpuntos relacionados con el tema Solución al problema de las drogas ilícitas", por lo que podría esperarse que la confrontación continúe en un punto más alto.