HISTÓRICO
Así son los desafíos de la tecnología del 4G
JUAN FERNANDO ROJAS T. | Publicado el 27 de junio de 2013
Una nueva era en las telecomunicaciones del país se comenzará a escribir desde comienzos del próximo año, dicen los analistas, con la entrada masiva de los primeros smartphones o celulares inteligentes aptos para operar servicios de tecnología 4G-LTE (internet inalámbrico de alta velocidad).
 
Será un cambio de paradigma en la forma de comunicarse de los colombianos. Según las cuentas de Une, el único operador que ha desplegado redes 4G en el país, en un solo año ya tiene 85.000 usuarios, de los 125.000 que contabiliza a marzo pasado la organización 4G Américas en el centro, Caribe y sur del continente.
 
Pero la revolución del mercado de las telecomunicaciones no pasa únicamente por reconocer que hoy solo algunas referencias de alta gama como iPhone5 o Galaxy son aptos para sacar provecho al 4G. Por eso habrá una llegada masiva al país de equipos (terminales) compatibles, como han dicho varios de los nuevos cinco operadores de la tecnología que se suman a Une.
 
Pero el tema es de mucho más calado e implica retos para proveedores, usuarios y Gobierno.
 
En primer lugar, se pondrá a prueba la capacidad del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) de que se cumpla la condición de que los operadores actuales sobre redes 3G mejoren la calidad del servicio móvil que ofrecen en voz y datos. Según el líder de esa cartera, Diego Molano Vega, “eso está planteado para que puedan vender servicios 4G”, como dijo ayer a este diario en Plaza Mayor, durante el congreso de Andesco, gremio de las empresas de servicios públicos.
 
También está por verse que, efectivamente, todos los operadores compartan la infraestructura requerida para extender las redes de esta tecnología, lo que hasta ahora ha tenido resistencias que han superan el campo técnico y ya está en orillas jurídicas, pese a las medidas que toma la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).
 
“La subasta de 4G potencializó la entrada de mas proveedores, pero no tienen usuarios ni la infraestructura. Si no se toman medidas y se hacen cumplir, será difícil evitar que los operadores dominantes se apoderen rápidamente del mercado con estrategias como las cláusulas de permanencia mínima”, advierte el abogado experto en telecomunicaciones, Carlos Alberto Atehortúa Ríos.
 
Pero desde el lado del usuario, varios analistas conocedores del aguerrido mercado móvil colombiano, señalan que mientras la calidad es un interrogante por resolver, habrá movidas que permitirán el acceso a la megavelocidad de navegación del 4G: mayor empaquetamiento de servicios de telecomunicaciones, desarrollo de mayor número de aplicaciones móviles locales y extranjeras, el desarrollo real de televisión móvil, la migración a formas sustitutas de la voz móvil basadas en internet. Aunque los usuarios de las redes 3G, la inmensa mayoría de colombianos, seguirán teniendo deficiencias en el servicio.
 
“Con la apertura de esta nueva frontera tecnológica en telecomunicaciones, ocurrirá algo parecido a los niveles de competencia cuando entraron más operadores que Telecom a la telefonía de larga distancia (en 1994), solo que esta vez no solo se verá la reducción de tarifas, sino seguramente la entrada de nuevos Operadores Móviles Virtuales, como Uff, Éxito o Virgin Mobile. Eso ha ocurrido en otros países con 4G”, explica Alberto Solano Vanegas, director de la Cámara TIC de Andesco.
 
Las cartas están planteadas, ahora el reto del Gobierno es ver cómo asegurar que los servicios de 4G no se queden concentrados en quienes tienen dinero para ello, sino que su acceso también impacte a la mayoría de colombianos con ingresos bajos que no tienen cómo pagar un dispositivo móvil de alta gama que hoy supera los tres salarios mínimos.