HISTÓRICO
Atacan el carro del Tino Asprilla en paro cafetero
  • Atacan el carro del Tino Asprilla en paro cafetero |
    Atacan el carro del Tino Asprilla en paro cafetero |
Colprensa | Publicado el 26 de febrero de 2013

Un incómodo incidente vivió el exfutbolista Faustino el Tino Asprilla en medio del paro nacional cafetero que empezó el pasado lunes en todo el país.

Cuando se dirigía hacia Manizales en un vehículo con tres amigos, Asprilla fue interceptado en el municipio de Fresno, Tolima, por cientos de personas que protestaban en el marco del paro y no dejaban pasar vehículos en ningún sentido de la vía.

Según contó el deportista en entrevista con Caracol Radio, cuando los manifestantes lo reconocieron él se bajó de su vehículo, los saludó y les pidió que le permitieran seguir hacia la capital de Caldas, porque tenía una reunión.

Aunque la mayoría de los presentes se portaron de forma amable con él, algunos "desadaptados" caldearon los ánimos diciendo que si retenían a un famoso el Gobierno les iba a responder a sus peticiones.

"Luego me bajé con un amigo, saludé a la policía y encendieron a piedra mi carro. Le dieron piedra y palo", agregó el Tino, y relató que luego de esto los uniformados trataron de abrir camino, lo cual terminó en un enfrentamiento.

"Una gente de ahí me llevó a un supermercado y me sacaron en una moto escondido con un casco. Decían que era culpa mía y me andaban buscando", añadió.

"Estaban enojados porque yo saludé a la Policía, pero cuando ya me estaban buscando para lincharme ahí decidí irme", indicó.

Asprilla asegura que lo que algunos de los reclamantes pretendían era que él se subiera a una tarima a apoyar su causa, a lo cual se negó por no estar enterado de la situación que están viviendo.

La gente se molestó conmigo porque a muchos no les presté atención y porque avisé a la Policía de los ataques hacía mi”. “Yo ni siquiera tomo café, estaba de paso, fue pura casualidad y encendieron el carro a piedra”, le dijo el exjugador a Blu Radio.

Habían 500 personas detrás de mí, la camioneta en la íbamos (Toyota Prado), ni siquiera es mía, es de mi amigo que la estrenaba y viajé con él por acompañarlo”, puntualizó.

Le decían, según él, que él tenía que apoyarlos, que él es colombiano y que por eso debía unirse a su causa.

"Les dije que yo no tengo la culpa de lo que está pasando. Si no es por la policía me linchan en ese pueblo", afirmó el exfutbolista, y aseguró que la mayoría se portó muy bien con él, solo "eran unos 4 o 5 los que incitaban a la violencia pero estoy seguro que no son de ahí".

El exfutbolista le dijo por último a los manifestantes "háganme presidente y les soluciono problemas".