HISTÓRICO
Atlético Huila venció 1-0 al Deportivo Cali en el Pascual Guerrero
  • Atlético Huila venció 1-0 al Deportivo Cali en el Pascual Guerrero |
    Atlético Huila venció 1-0 al Deportivo Cali en el Pascual Guerrero |
Colprensa | Publicado el 02 de marzo de 2013

Las caras largas fueron evidentes en la noche del viernes en el Pascual Guerrero tanto en la cancha como en las gradas, después de esos penosos y decepcionantes 90 minutos del Deportivo Cali.
 
Ante el modesto Atlético Huila los azucareros tenían todo para ser líderes del torneo, para seguir su ascenso en la tabla, para mantener el invicto en la Liga y para continuar con esa estrecha relación con su fanaticada.
 
Pero todo se vino al piso por un inesperado, sorpresivo y doloroso 0-1 ante el equipo que menos se pensaba iba a frenar al Cali.
 
Porque el Atlético Huila de anoche fue aplicado e hizo méritos para llevarse los tres puntos; pero antes del compromiso no aparecía como gran favorito, ya que venía ocupando la parte baja de la tabla, y además iba a enfrentar en condición de visitante a un equipo que daba la sensación de ser muy superior por donde se le mirara.
 
Sin embargo, el visitante dejó en el camerino los complejos y le jugó mano a mano al Cali. El local se vio sorprendido y muy confundido por la propuesta de los opitas, y fue incapaz de encontrar fórmulas que le permitieran hacer respetar la casa.
 
A los 35 minutos el Huila silenció el Pascual con el gol del venezolano Armando Maita, quien con una finta por zona izquierda desacomodó a la zaga verdiblanca para luego definir de pierna derecha al segundo palo.
 
El 0-1 no lo supo digerir el Cali que lució ansioso, atropellado y sin claridad. Domínguez no pesó como conductor, Édixon Perea tuvo una noche para olvidar, 'Manga' Escobar se perdió en sus propios regates y Brayan Perea, que había entrado por Lizarazo, tuvo algunos destellos que no alcanzaron ni para salvar los muebles.
 
El visitante pudo aumentar iniciando el segundo tiempo, pero Faryd Mondragón salvó en el mano a mano con Tressor Moreno. La opción más clara para igualar la tuvo Édixon Perea a los 58 minutos de tiro penal, pero su remate se fue por fuera.
 
Un cabezazo desviado de Mera y dos opciones desperdiciadas por Brayan Perea, una de ellas con remate al vertical, ratificaban que no era la noche del Deportivo Cali.
 
El equipo terminó naufragando por el desespero y la ansiedad, y merced al contragolpe de un elenco visitante que pudo aumentar la cuenta en dos jugadas claras, una con un tiro libre de Fabio Escobar a los 84 minutos, y otra con una salvada de Mondragón de nuevo en un mano a mano, esta vez con Édison Palomino, cuando el partido entraba en su recta final.
 
Por mucho que lo intentó, muchas veces de manera atropellada, el empate no se les dio a los dirigidos por Leonel Álvarez.
 
La inesperada derrota en casa, además de dañarle las cuentas al Cali, le hace perder la gran posibilidad de asumir así fuera de manera parcial el liderato del torneo. De ahí la impotencia y las caras largas que se vieron dentro y fuera del terreno de juego.