HISTÓRICO
Benedicto pidió oraciones a su nombre antes de partir
Por JUAN FELIPE SIERRA SUÁREZ | Publicado el 24 de febrero de 2013
En el que se convirtió su último Ángelus dominical como pontífice, el papa Benedicto XVI dijo ayer ante unas 200.000 personas reunidas en la Plaza de San Pedro, que no abandonará la Iglesia así deje de ser vicario de Cristo este jueves 28 de febrero, porque pasará sus últimos años en oración y meditación.

Ayer habló con voz clara y fuerte, agradeciendo repetidas veces a los fieles por su fidelidad y afecto, mientras que éstos lo interrumpían repetidas veces con aplausos y vítores.

El papa dijo a los presentes que Dios lo llamó a dedicarse a "rezar y meditar aún más, pero esto no significa abandonar la Iglesia". La agenda de estos últimos 4 días del papa incluye hoy lunes el recibimiento de los cardenales que se despedirán de él, mañana no tendrá ningún tipo de acto público, y el miércoles, en San Pedro, será la última vez que los fieles puedan estar unos minutos con el papa antes de su retirada. Será en la última audiencia general, a la que está previsto vayan millares de fieles, además de todo el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede.

Benedicto XVI es el primer papa en renunciar a su cargo en casi 600 años, después de afirmar que ya no tiene la fortaleza física ni mental para liderar a los 1.200 millones de católicos del mundo.