HISTÓRICO
BERNARDO, PATRIMONIO DE MEDELLÍN
  • BERNARDO, PATRIMONIO DE MEDELLÍN |
    BERNARDO, PATRIMONIO DE MEDELLÍN |
Por JAIME ANDRÉS JARAMILLO B. | Publicado el 04 de abril de 2013

Una puñalada en un pulmón no acabó con la vida del concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos. El hecho ocurrió hace poco más de una semana en una finca de propiedad de la familia en el municipio de Tolú.

Debates políticos de gran calado como las denuncias por corrupción en Une, Metrosalud, o en los proyectos de Viviendas de Interés Prioritario, han generado investigaciones por parte de las autoridades de control. Procesos que parecen estar siendo objeto de manipulaciones políticas porque comprometen fiscal, disciplinaria y penalmente a importantes funcionarios públicos y contratistas, y que no dan muestras de avances y resultados ante una ciudadanía expectante.

Guerra Hoyos, inquisidor y duro, carácter y valentía, de frente y sin pelos en la lengua, denuncia y rigurosidad, coherente y firme en su discurso; personaje público de odios y de amores, pero en últimas, un ser humano con defectos y cualidades.

Como servidor público, patrimonio de Medellín.

Odios y amores fácilmente visibles genera Guerra Hoyos.

Es un líder indiscutible. El peso de sus intervenciones es tal que con frecuencia la opinión pública entra en división.

Siempre generando debate y movido por la fuerza de los argumentos, se ha ganado el respeto y la envidia de muchos políticos, funcionarios públicos, electores, líderes empresariales, periodistas, representantes de la fuerza pública, etc.

Comentarios en sitio web de este medio reflejan odio extremo hacia Guerra Hoyos. Intolerancia que carcome hasta los hilos más profundos del ser.

Otros, la gran mayoría, independientemente de posturas políticas y juicios a la moral, nos unimos en torno a su pronta recuperación.

Pero no es la primera vez que el político es noticia por verse comprometido en hechos confusos como el ocurrido. Anteriormente se ha visto involucrado en varios episodios de riñas, escándalos y accidentes. No soy quién para decirle a nadie cómo debe comportarse (yo mismo me sorprendo de errores cometidos), pero no es beneficioso para un personaje público tan visible e influyente, que su nombre figure de cuando en vez en noticias bochornosas que comprometen su imagen y reputación.

Los personajes públicos, con mayor razón, deben ser más obedientes y ocuparse plenamente de las consecuencias y responsabilidades de sus actos. Crítica constructiva y reflexiva con respeto.

Mucho respeto porque usted ha sido deferente conmigo doctor Guerra, porque sabe que valoro todo lo que ha hecho por nuestra ciudad, y porque pocos como usted son capaces de exponer su propia vida en defensa de los intereses ciudadanos. La ciudad necesita más gente con su talante y entrega.

Aguerrido personaje que demuestra con creces trabajo por la ciudad, no como otro edil que fue elegido para trabajar en defensa de los animales y el medio ambiente, y no ha sido capaz de presentar siquiera un proyecto de acuerdo relacionado con los animales y el medio ambiente.

U otro que "lo montaron" los votos de los motociclistas y le ha dado la espalda al gremio.

Por solo mencionar dos casos, pues abundan.