HISTÓRICO
Butacas: coquetas y cómodas
  • Un espacio para las visitas | Una butaca con capitoné y tapizado en blanco, con un diseño clásico se ensambla a la perfección frente a una pared de bloques de obra junto a una lámpara clásica. | Un espacio para las visitas | Una butaca con capitoné y tapizado en blanco, con un diseño clásico se ensambla a la perfección frente a una pared de bloques de obra junto a una lámpara clásica.
    Un espacio para las visitas | Una butaca con capitoné y tapizado en blanco, con un diseño clásico se ensambla a la perfección frente a una pared de bloques de obra junto a una lámpara clásica. | Un espacio para las visitas | Una butaca con capitoné y tapizado en blanco, con un diseño clásico se ensambla a la perfección frente a una pared de bloques de obra junto a una lámpara clásica.
Propiedades | Publicado el 30 de noviembre de 2012

Apoco espacio que tenga, una pequeña butaca siempre encuentra un lugar donde colocarse, en especial en la entrada y en amplios lugares de paso, pues incluso puede utilizarse como separador de ambientes.

Clásicas o con un acento más actual, las butacas son un acierto en la decoración. Amplias como para que tomen asiento dos personas, o una cómodamente, este complemento vive un boom en la decoración.

Su lugar habitual han sido las entradas o pasillos, un camino hacia alguna parte en el que tomar un respiro. Ahora, la espectacularidad de sus tapizados las hacen imprescindibles en la sala, integradas junto al sofá familiar o en una pared en la que luzca su singularidad en todo su esplendor.

Las nuevas tendencias apuntan al patchwork como una de las innovaciones más llamativas, en especial para este tipo de complementos en la decoración.

Una técnica ecléctica y llamativa, que muchas firmas incorporan en sus nuevas colecciones.

Retazos con pretensiones
El patchwork es una antigua técnica de costura que consiste en unir diferentes fragmentos de telas, de distintos tipos y colores para formar diseños únicos y personales. Una fórmula que seguramente nació más por la necesidad de aprovechar trozos de teljidos que por pretensiones ornamentales y que hoy por hoy se ha convertido en una de las tendencias de la decoración.

Destacamos en estas páginas un diseño de PortobelloStreet.es: una butaca en la que se fusiona el corte clásico y el patchwork, con un diseño en el que, como un abanico, se despliega el respaldo. Pura imaginación.

“Las telas que se utilizan para el patchwork son infinitas, cualquier tejido puede convertirse en un retazo para unir a otros y crear un estampado, desde el algodón hasta la piel”, comentan los responsables de PortobelloStreet.

Con una estructura de diseño vintage, una butaca se transforma gracias a la combinación de estampados y tejidos. Flores y rayas se ensamblan sin problema, de la misma manera que se dan la mano seda y lana. Un conjunto que se revitaliza gracias a esta amalgama de estilos [P]