HISTÓRICO
Caso de canibalismo sigue estremeciendo a Miami
Efe | Publicado el 29 de mayo de 2012

La policía de Miami investiga si el estremecedor caso del hombre que se comió parte de la cara de otro antes de caer muerto por los disparos de la policía en una rampa de una transitada autopista actuó bajo los efectos de un nuevo tipo de la droga LSD conocido como "sales de baño".

Esa sustancia provoca un aumento de la temperatura corporal y quienes la consumen se convierten en personas muy agresivas, según informó el médico Paul Adams, del Hospital Jackson Memorial de Miami, a la cadena de televisión ABC.

La víctima
, que permanece ingresada en estado crítico en ese centro médico, perdió casi el 75 por ciento de su rostro, de acuerdo con las autoridades.

El victimario, identificado extraoficialmente como Rudy Eugene, de 31 años, que estaba completamente desnudo cuando sucedieron los hechos, se comió las orejas, la nariz, parte de la frente e intentó devorar también los ojos de la víctima.

El suceso,
que ocurrió el pasado sábado en un lateral de la rampa del viaducto McArthur del centro de la ciudad que conecta con Miami Beach, aun tiene estremecido a la ciudad.

El presidente del sindicato de la policía de Miami, Armando Aguilar, declaró que parece haber semejanza entre este caso y otros recientes en las que las "Sales de baño" están involucradas.

"Las personas quitándose la ropa, las personas de pronto tienen una fuerza sobrehumana, se convierten en violentas y se están quemando por dentro", dijo Aguilar a ABC.

Reveló que en uno de los casos, un sujeto estaba caminando desnudo y fue atropellado por un taxista. El individuo saltó al techo del vehículo y se necesitaron 15 agentes para someterlo.

El hombre del sábado pasado hizo caso omiso a una persona, que aseguró ser testigo del acto de canibalismo, cuando al pasar por el lugar en su bicicleta le instó a soltar a la víctima.

"El tipo estaba como despedazando al otro con la boca. Entonces le dije: '¡Quítate de ahí'. El tipo siguió comiéndose al otro, arrancándole la piel", dijo Larry Vega al canal WPLG.

Vega llamó a la policía y cuando un agente llegó al lugar y trató de detener al sujeto, éste le gruñó y continuó devorando al otro hombre que yacía en el suelo, también desnudo.

El policía tuvo que recurrir a su arma de reglamento y al dispararle la primera vez, el individuo siguió devorando el rostro de la víctima y no falleció hasta recibir varios impactos de bala.

"Nunca pensé que vería a alguien comiéndose a otra persona. Eso fue realmente espantoso", expresó Vega.

El terrible caso fue grabado por las cámaras de seguridad del diario The Miami Herald, cuya sede se encuentra cerca del lugar donde sucedieron los hechos.

Las autoridades también investigan si ambos hombres eran indigentes.

El diario El Nuevo Herald dijo que fuentes policiales identificaron a la víctima como Ronal Poppo, de 65 años.