HISTÓRICO
Chiveros afectan el transporte
POR CAROLINA BETTI SCHMID | Publicado el 28 de julio de 2013
En el puente entre la avenida 80 y Guayabal, filas de entre 20 y 25 personas esperan diariamente a los carros particulares que prestan el servicio de colectivo.

Los llamados "chiveros" cobran entre 1.700 y 1.800 pesos por persona, y realizan el mismo recorrido de los buses de la ruta Circular Sur, que se desplazan desde la Aguacatala hasta la avenida San Juan.

Esta misma situación se presenta en la avenida El Poblado, la Oriental y el barrio Castilla, en donde las autoridades tienen identificado este transporte informal, que se convirtió en la competencia de buses y taxis, que suelen insultarlos en la vía.

Teresa Salinas Pineda, subsecretaria de Movilidad, explica que semanalmente se llevan a cabo controles de tránsito en la ciudad. Sin embargo, afirma que el control de estos vehículos no es fácil pues se desplazan de lugar y la cantidad de agentes de tránsito no suple la demanda de la ciudadanía.

"Frente a esto es la misma comunidad la que puede ayudar a evitarlo, al realizar las llamadas respectivas a los centros de control de la Secretaría de Movilidad, para informar en dónde se encuentran los ‘chiveros’ ", dice.

Usuarios de estos vehículos, como María del Rosario Jiménez, expresa que utiliza este transporte cuando el servicio público se congestiona. Además, dice que muchos de ellos suelen ubicarse en sitios estratégicos de la ciudad donde los buses y taxis no llegan.

Desde el gremio de los transportadores, esta situación se denuncia desde hace varios años. Uno de sus integrantes, que pidió reserva de su nombre, comenta que el problema no es solo la ineficiencia de las autoridades sino también la poca conciencia que tienen los usuarios, sobre el riesgo que corren en este servicio informal que no cuenta con las licencias y seguros exigidos por la ley.

El teniente coronel Jaime Guío, de la Policía de Tránsito de Medellín, explica que la infracción que se impone a estos particulares es el pago de 30 salarios mínimos legales vigentes, la inmovilización del vehículo o la suspensión de la licencia.

A pesar de las acciones que se toman, los "chiveros" parecen tener aceptación, algunos aducen la relación costo-beneficio. No obstante, la informalidad y la ilegalidad afectan el transporte en la ciudad.