HISTÓRICO
Clásicos sin el toque antioqueño
  • Clásicos sin el toque antioqueño | Estos fueron los 22 protagonistas titulares del último clásico en el estadio Atanasio Girardot, el 21 de noviembre. Cincos paisas (3 verdes y 2 rojos). FOTO JAIME PEREZ
    Clásicos sin el toque antioqueño | Estos fueron los 22 protagonistas titulares del último clásico en el estadio Atanasio Girardot, el 21 de noviembre. Cincos paisas (3 verdes y 2 rojos). FOTO JAIME PEREZ
POR WILSON DÍAZ SÁNCHEZ | Publicado el 05 de diciembre de 2012

El clásico entre Atlético Nacional e Independiente Medellín cada vez es menos antioqueño. Lo demuestran las estadísticas y las tendencias de los últimos años.

La baja presencia de jugadores de la región en las nóminas titulares actuales contrasta con la riqueza del pasado. Hoy, por ejemplo, al gramado del Atanasio Girardot, para el duelo 274 entre ambos, solo saltarían dos paisas por bando: Sebastián Hernández y Jeffeson Mena, por los rojos, y Stefan Medina y Jherson Córdoba, por los verdes.

En los dos mejores momentos de Nacional y Medellín en la era moderna, cada uno utilizó mayoría antioqueños entre los 11 inicialistas.

El 22 de diciembre de 2002, el DIM acabó con una sequía de 45 años sin títulos y en el equipo que utilizó Víctor Luna en el empate 1-1 con Pasto estaban David González, Róbinson Muñoz, Andrés Orozco, Amaranto Perea, Roberto Cortés, Juan F. Leal, Choronta Restrepo, Juan David Moreno, Mao Molina, Pánzer Carvajal, David Montoya y Ricardo Calle. Lo refuerzos eran William Vásquez y Tressor Moreno. Todos paisas.

El 31 de mayo de 1989, cuando Nacional le ganó la final de la Copa Libertadores a Olimpia, Francisco Maturana se la jugó con René Higuita, Gildardo Gómez, Luis Carlos Perea, Andrés Escobar, John Jairo Carmona, Leonel Álvarez, Alexis García, Luis Alfonso Fajardo, Jaime Arango, Felipe Pérez y John Jairo Tréllez. También aportaron en la hazaña Alveiro Usuriaga y Níver Arboleda.

Lo extraño es que hoy en día los técnicos, dirigentes y jugadores de todas las regiones del país elogian la capacidad y técnica del futbolistas paisa, pero sus clubes más representativos los ignoran, a diferencia de las grandes oportunidades que les brindan Envigado e Itagüí.

Entre las causas de este fenómeno se cuentan el afán de resultados de los clubes, errores de los directivos y malas elecciones de los entrenadores, que hacen que muchos talentos emigren y, en múltiples casos, después regresen comprados por cifras millonarias.

La abundancia de empresarios también hace que los jóvenes que empiezan a figurar en la región alcancen valores "inalcanzables" cuando Nacional o Medellín pretenden sus servicios. "Nos toca hacer procesos para fortalecer nuestras bases, ya que la urgencia de resultados hace que no miremos hacia abajo, donde casi siempre hay calidad", advierte Bolillo.