HISTÓRICO
¡Clasificación roja fue cosa de locos!
  • ¡Clasificación roja fue cosa de locos… | Leandro Castellanos hizo el pase del gol de Pardo, la afición roja festejó anoche y Luis Tipton respondió ante Quindío. FOTO LA CRÓNICA DEL QUINDÍO
    ¡Clasificación roja fue cosa de locos… | Leandro Castellanos hizo el pase del gol de Pardo, la afición roja festejó anoche y Luis Tipton respondió ante Quindío. FOTO LA CRÓNICA DEL QUINDÍO
Por JAIME HERRERA CORREA | Publicado el 11 de noviembre de 2012

"Nos enloquecimos en las graderías del Centenario cuando el equipo empezó a ganar". Así se expresó Juan Carlos Sosa , un hincha fiel que nunca dejó de creer en las posibilidades de clasificación del Medellín y por eso se pegó la manejada de seis horas hasta Armenia, donde no vio el triunfo de su equipo 1-3 sobre el Quindío sino su paso a los cuadrangulares semifinales de la Liga Postobón-II.

En un grado similar de emoción se encontraba Juliana Pineda , quien viajó en bus desde Barbosa y con otros 14 amigos, para presenciar la gran faena del DIM y retornar, anoche mismo, en una caravana de festejo.

"La clasificación fue una cosa de locos; este equipo mantiene su costumbre de ponernos a sufrir para luego darnos alegrías; valió la pena el esfuerzo para este viaje", señaló en diálogo telefónico momentos después de salir del estadio.

Con este derroche de pasión Juan Carlos, Juliana y los cerca de 5.000 seguidores celebraron el regreso del conjunto escarlata a esta fase de semifinales luego de cuatro torneos llenos de tristezas.

"Lo de nosotros siempre ha sido sufridito y por eso arrancamos perdiendo a los 28 con ese autogol de Bocanegra", resaltó Sosa hablando del comienzo de la contienda.

Pese a ello la toma roja del estadio cuyabro seguía en pie para repetir lo del 2002 y 2007 cuando también regresaron de allá con el botín: el cupo para la semifinal, confirmando los amores del DIM con esa plaza.

Y la búsqueda del objetivo del elenco que dirige Hernán Darío Gómez, quien se estrenará en cuadrangulares, siguió firme cuando Germán Ezequiel Cano empató (50’) y cuando Felipe Pardo puso el 2-1 (69’). "Nos queríamos morir", admitió Juliana.

No era para menos, ya que ese gol significaba enterrar dos años de impotencia y cambiar un período de incertidumbre por uno de optimismo en el que el primer regalo de Navidad para los que nunca perdieron la ilusión fue el 3-1 que llegó con el cabezazo del argentino Cano (90’).

Apenas culminó el juego el capitán John Viáfara también lució lleno de júbilo antes de iniciar la semifinal frente al Itagüí, el fin de semana.

"Estábamos seguros de que se nos venía algo bueno. Lo único que nos interesa ahora es hacer historia con el Medellín, un equipo que viene en alza y tiene con qué darles una gran alegría a sus hinchas".