HISTÓRICO
Colombia es el país que más personas en estado de desnutrición tiene en la Alianza del Pacífico
  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
La República | Publicado el 28 de octubre de 2013

Según el informe sobre El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (Sofi) 2013, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Colombia es el país de la Alianza del Pacífico con más personas en estado de desnutrición, y también es el único que no ha logrado cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pese a tener un crecimiento económico relativamente sostenido desde 2011.

Las cifras presentadas por la Organización, en el periodo entre 2011 y 2013, muestran que en Colombia hay 5,1 millones de personas en estado de desnutrición, seguido por Perú que tiene 3,5 millones y están fuera de concurso México y Chile, países en donde según la FAO, el porcentaje de personas subalimentadas es menor al 5 por ciento y se considera que la situación está controlada.

En cuanto a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, Colombia todavía esta muy lejos de reducir a la mitad el número de personas subalimentadas. En 1990 esta cifra fue de 6,9 millones, por lo que para 2015, año en el que se vence el plazo para cumplir el objetivo, el país debería tener 3,4 millones, cifra que a la que difícilmente se podrá llegar pues tendrían que reducirse 1,7 millones en dos años. Uruguay, Ecuador, Bolivia y Paraguay, tampoco alcanzarán los objetivos, mientras que Chile, Perú, México, Argentina y Brasil, si lo harán, según el informe.

Estas cifras distan mucho de lo que ha sido el crecimiento económico del país en los últimos años, que pese a mostrar una desaceleración, se ha mantenido en un escenario positivo. Por ejemplo en 2011 el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) anual fue 5,9 por ciento y en 2012 fue de 4,0 por ciento. En el segundo trimestre de 2013, la cifra se ubicó en 4,2 por ciento. Los problemas de países como Colombia, surgen según el informe, porque el crecimiento económico que han tenido no ha podido desarrollar todo su potencial, debido a limitaciones estructurales, falta de organización en la producción de alimentos y a la inestabilidad política e institucional.

La prevalencia de subalimentación en Colombia es de 10,6 por ciento; es decir, que cerca de 11 de cada 100 personas no alcanzan a suplir los requerimientos mínimos de energía alimentaria que necesitan al día.

Debe notarse que este número ha disminuido casi 10 por ciento desde 1990 en donde el indicador se ubicaba en 20,3 por ciento.

Para Rafael Zavala, representante de la FAO en Colombia, lo anterior no es el único problema que afronta el país; los inconvenientes también tienen que ver con la falta de acceso a servicios básicos y a sanidad.

“La falta de acceso al agua segura (potable) genera enfermedades y/o parásitos que le impidan aprovechar biológicamente los alimentos; es decir, que aunque se alimente la población, su cuerpo no puede digerir y aprovechar los nutrientes ingeridos”, señaló.

En el país las comunidades rurales son las más afectadas sobre todo las afrodescendientes e indígenas que están alejadas de los centros urbanos; no obstante, en las ciudades también se presentan casos de subalimentación debido a situaciones de pobreza en las que las personas no tienen los medios económicos para acceder a los alimentos.

“Dentro de las políticas que se están diseñando en el marco del gran pacto agropecuario, la atención a la población rural es uno de los temas prioritarios. Aquí la gente siembra de acuerdo a su gusto y no en función de las posibilidades del mercado, y dentro de esa posibilidad esta la de fortalecer los cultivos que nos permitirían lograr la seguridad alimentaría”, explicó Rubén Darío Lizarralde, ministro de Agricultura.

Colombia tuvo un crecimiento en el sector agropecuario de 6,2 por ciento durante la primera mitad del año, lo que equivale a una variación porcentual de 2,1 por ciento del PIB. El informe destaca que Latinoamérica fue una de las regiones que más progreso ha tenido en los últimos veinte años, el número de personas subalimentadas en cerca de 3 millones, es decir que quedan 47 millones de personas en este estado en la región.

“Si observamos la tendencia de más largo plazo, el porcentaje de personas que enfrenta este problema se ha reducido casi a la mitad, bajando a 7,9 por ciento, comparado con el 14,7 por ciento de 1990-92, un logro que nos indica que el Hambre Cero es una meta posible en la región a corto plazo”, agregó Zavala.

En el mundo las cifras también se redujeron. Pasó de 868 millones de personas subalimentadas entre 2010 y2012, a 842 millones entre 2011 y 2013. La Fao considera que si la tasa de disminución anual media registrada durante los últimos 21 años se mantiene hasta 2015, la prevalencia de la subalimentación se situará en un nivel cercano a lo que exigen los Objetivos del Milenio.

Programas públicos, una solución
La FAO recalca que es clave un compromiso permanente con la integración de la seguridad alimentaria y de la nutrición en las políticas y programas públicos.

Una forma de hacerlo es priorizando la importancia de la agricultura y de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en los planes de desarrollo que tiene el Gobierno Nacional. “Deben hacerse avances en la prestación de servicios públicos, la infraestructura, la educación, la generación de empleo y la inserción de los pequeños productores a los mercados locales”, explicó Rafael Zavala, representante de la FAO en Colombia. La Organización resaltó que la ayuda debe ser prioritaria a niños y a madres embarazadas.