HISTÓRICO
Colombiano condenado a muerte en China tiene fe y pide no delinquir
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 21 de julio de 2011
"Las leyes chinas son claras, por favor no vengan a este país a hacer lo mismo que hice yo". Ese fue precisamente el mensaje que Guillermo Álvarez, uno de los colombianos detenidos en este país y que está condenado a pena de muerte, envió a los nacionales.
 
Así lo hizo saber la cónsul de Colombia en Pekín, Haifa Mehzer, quien se entrevistó con el detenido.
 
La funcionaria diplomática, en diálogo con Caracol radio, explicó que Álvarez se sintió feliz cuando fue visitado.
 
Añadió que él está detenido en una cárcel donde él es el único extranjero y ocupa una celda de cuatro por ocho metros. Sin embargo, próximamente será trasladado a otro penal donde hay ciudadanos de otros países.
 
En la entrevista, Mehzer precisó que pudo dialogar con él a través de un vidrio y tuvo oportunidad de leerle una carta enviada por sus familiares.
 
"Tiene fe en Dios y toda la disposición para cambiar la sentencia", comentó la Cónsul.
 
De acuerdo con las leyes chinas, su pena de muerte condicionada a dos años, es decir, que en ese tiempo tras una investigación el fallo en su contra podría ser cambiado por cadena perpetua.
 
Según le expresó Guillermo Álvarez a la Cónsul él se dejó llevar por la desesperación y por eso decidió viajar a China con cocaína en su cuerpo. "Pasaba por el peor momento de mi vida...esa desesperación, la deuda de la casa, y otras cosas me llevaron a tomar la decisión".
 
El taxista caleño será visitado la próxima semana
Haifa Mehzer confirmó que el colombiano otro colombiano condenado a pena de muerte, Harold Carrillo Sánchez, será visitado por otro funcionario del consulado en una semana.
 
Él es un taxista caleño de 45 años que fue detenido en Pekín en marzo del 2010 con 2.952 gramos de cocaína.
 
El pasado 15 de julio, la Cancillería, a través de un comunicado, pidió a las autoridades chinas la "reconsideración de la pena impuesta" contra ellas al indicar que el país no cuenta con ese tipo de condenas contra los colombianos.
 
La Cónsul recordó que en total son 12 los connacionales detenidos en ese país por el delito de narcotráfico. Otros nueve, condenados a 15 años, cumplen su pena luego de que fueran acusados de robo.
 
La diplomática reiteró que las autoridades nacionales están dispuestas a ayudar a los familiares de los condenados a muerte para que puedan ser visitados.