HISTÓRICO
Comienza a perder intensidad incendio que ha quemado 11 mil hectáreas en Los Ángeles
  • Foto Reuters
    Foto Reuters
Efe | Publicado el 04 de mayo de 2013

El incendio que ha quemado más de 11.000 hectáreas en el norte de Los Ángeles y amenazado 4.000 viviendas comenzó a perder intensidad este sábado gracias a la disminución de los vientos en la zona, indicaron las autoridades.
 
"Los vientos desde tierra han comenzado a disminuir esta noche lo que ha permitido que cancelemos todas las alertas rojas", explicó el Servicio Meteorológico Nacional esta madrugada.
 
No obstante, la evacuación obligatoria de la comunidad de Hidden Valley, en el condado de Ventura, se mantiene.

Desde que comenzó el incendio, el fuego se extendió por la costa norte angelina avivado por los vientos de más de 70 kilómetros por hora y amenazó también la "Pacific Higway" (Carretera del pacífico), la gran autopista que bordea el Pacífico, uno de cuyos tramos fue cortado por unas horas.

El fuego, llamado "Spring Fire" (Fuego de privaera), comenzó en una zona agreste y de matorral de las montañas de Santa Mónica cuyas laderas descienden hasta la línea de costa por donde va el trazado de la autopista.
 
Más de 950 miembros de bomberos y de seguridad trabajan en las labores de extinción del incendio, que ha dañado casi una veintena de casas.
 
Aunque el incendio parece contenido, lo cierto es que ha sido una alerta sobre lo que puede ocurrir cuando llegue el verano ante las escasas lluvias ocurridas en la región de Los Ángeles desde comienzos de año, por debajo de la mitad de la media habitual.
 
Esta falta de lluvias ha provocado que la región se encuentre en una situación definitivamente propicia para estos fuegos, indicó William Patzert, meteorólogo de la NASA.