HISTÓRICO
Con fiestas en los barrios los "combos" estarían ratificando pactos de no agresión
  • Imagen del partido del pasado 15 de julio en Belén Rincón FOTO EDWIN BUSTAMANTE |
    Imagen del partido del pasado 15 de julio en Belén Rincón FOTO EDWIN BUSTAMANTE |
Juan David Ortiz Franco | Publicado el 06 de agosto de 2013

Partidos de futbol y fiestas organizadas por los "combos" estarían siriviendo como escenario para ratificar los pactos de no agresión que al parecer se dieron durante las últimas semanas en varios sectores de la ciudad.
 
La celebración más reciente ocurrió el sábado 3 de agosto en límites entre los barrios Santa Lucía y La Pradera, en donde según explicaron varios residente del sector, hubo una actividad organizada por los "combos" para celebrar la tregua.
 
"Desde antes pusieron avisos en un supermercado invitando a la comunidad a la actividad que hicieron el sábado en la cancha de La Campiña. Hay calma e inquietud porque la cosa está tranquila pero no sabemos qué va a pasar a futuro. Ojalá que eso perdure en el tiempo pero que sea para bien, que no pacten una cosa por un tiempo para salir fortalecidos", dijo un habitante del barrio Santa Lucía, que pidió no revelar su nombre.
 
Situaciones similares se presentaron en Belén Rincón, en los barrios La Quiebra y La Divisa de la comuna 13 y el sector de El Limonar en el corregimiento de San Antonio de Prado.
 
Este último caso ocurrió luego del homicidio de la madre comunitaria María Oliva Alzate el pasado miércoles 24 de julio, minutos después de un operativo policial en una vivienda de su propiedad que se encontraba arrendada y donde fueron incautadas armas y estupefacientes.
 
Un día después del homicidio se presentó una asonada cuando habitantes del sector señalaron a los agentes de Policía que efectuaron el operativo como presuntos responsables de la muerte de Alzate. Sin emabrgo, según confirmó el propio secretario de Seguridad de Medellín, Arnulfo Serna, al día siguiente hubo en el sector una celebración organizada por "combos" del sector.
 
"Genera preocupación de que la misma comunidad esté involucrada y avalando estas situaciones cuando ellos mismos son las víctimas. Sigue el control territorial y el control de las rentas ilícitas, el expendio de estupefacientes y las vacunas", dijo el funcionario.
 
Agregó que si bien las autoridades cuentan con información sobre estas fiestas organizadas por integrantes de las organizaciones armadas, es dificil conseguir una captura puesto que en la mayoría de los casos no cuentan con requerimientos judiciales.
 
"La policía solo puede hacer un cotrol preventivo con requisas y pidiendo identidades, pero para judicializarlos se necesita una orden de captura o una situación de flagrancia, por más que la comunidad lo señale es difícil que se pueda hacer una captura", dijo Serna.
 
Las reuniones de la cúpula
Como antecedente de las fiestas programadas por los "combos" para refrendar los pactos en los barrios estarían las reuniones entre los cabecillas de las bandas criminales que tienen el control de las bandas en toda la ciudad.
 
Una reunión en una vereda de Santa Fe de Antioquia, durante la última semana de julio, habría sido el escenario para ratificar el pacto, así lo aseguró Fernando Quijano, director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social, Corpades.
 
Según Quijano, en esa reunión se formalizó el denominado "pacto de San Jerónimo", con el que además de ratificar los acuerdos de no agresión, se habrían precisado otros puntos sobre el control territorial y las rentas ilegales de las bandas al servicio de "la Oficina" y "los Urabeños".
 
De esa forma, según Corpades, se ratificaría que el pacto conocido a mediados de julio, justamente con un partido de fútbol seguido por una fiesta entre los "combos" de Belén Rincón, se extiende a toda la ciudad. Además, se pone de manifiesto que no se trata de una decisión autónoma de las bandas sino de una orden desde la cúpula de las bandas criminales.
 
Incluso, esa ONG cuenta con información de otra reunión que se habría llevado a cabo en el Valle del Cauca, en la que además, participaron representantes de "los Rastrojos" con el objetivo de sumarse al pacto con las bandas que tienen a su servicio en el Valle de Aburrá.