HISTÓRICO
Condenados 6 militares por "falso positivo"
  • Condenados 6 militares por "falso positivo" | Cinco de los seis condenados están detenidos. FOTO ARCHIVO
    Condenados 6 militares por "falso positivo" | Cinco de los seis condenados están detenidos. FOTO ARCHIVO
POR JUAN CARLOS MONROY G. | Publicado el 25 de mayo de 2012

Por engañar a un Fair Leonardo Porras , un habitante de Soacha, con una oferta de trabajo, conducirlo hasta Ocaña y asesinarlo para presentarlo como un guerrillero abatido en combate, la jueza segunda especializada de Cundinamarca condenó a seis militares a penas de entre 30 y 50 años de prisión por la desaparición y asesinato.

Las condenas más ejemplares por su rango y ser quienes recogieron a Porras, fueron para el mayor del Ejército Wilson Quijano y en el teniente Diego Aldair Vargas , declarados culpables de desaparición forzada y homicidio.

El cabo Carlos Manuel González ; los soldados Ricardo Contreras, Ricardo Garcíay Carlos Zapata fueron sentenciados por homicidio. El mayor Quijano está prófugo, mientras el resto de los militares está detenido.

Según las investigaciones de la Fiscalía, Porras desapareció el ocho de enero de 2008 en Soacha y menos de una semana después apareció en Ocaña, reportado por los militares como guerrillero dado de baja.

Su familia negó siempre esta acusación y denunció la ejecución extrajudicial, que se sumó a una docena de desapariciones de jóvenes de Soacha, que aparecieron muertos días después mostrados como guerrilleros abatidos en enfrentamientos con la Fuerza Pública.

Luz Marina Bernal , madre de Fair Leonardo Porras , aseguró durante el juicio a los militares que no era posible que su hijo fuera un delincuente, "porque tenía una discapacidad mental del 53 por ciento y eso lo confirmaron los exámenes médicos".

Los casos de Soacha fueron uno de los detonantes del escándalo de los denominados "falsos positivos", que en octubre de 2008 causaron la destitución de 27 militares, entre ellos a tres generales, además de coroneles, entre ellos comandantes de brigadas y batallones comprometidos en los homicidios.

La Fiscalía ha informado que investiga unos 1.500 casos de presuntas ejecuciones estrajudiciales a manos de miembros del Ejército. Cientos de militares están detenidos por estas investigaciones, que según defensores de las Fuerzas Militares, son aprovechadas para una "guerra jurídica" para desalentar la ofensiva contra las guerrillas.