HISTÓRICO
Condenan a policías por desaparición de tres jóvenes de La Estrella
  • De izquierda a derecha Laura Echeverri, Yudy Castillo y Jenifer Puerta. FOTO ARCHIVO
    De izquierda a derecha Laura Echeverri, Yudy Castillo y Jenifer Puerta. FOTO ARCHIVO
Juan David Ortiz Franco | Publicado el 26 de mayo de 2014

La Fiscalía General de la Nación anunció este lunes la condena del Juzgado 4 Penal del Circuito Especializado de Medellín en contra de tres miembros de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá por su responsabilidad en la desaparición de tres jóvenes mujeres y un hombre en una transacción que efectuaron con miembros de "la Oficina" en el año 2009. El caso también involucra al mayor Luis Augusto Manrique Montilla, excomandante de la Policía de Itagüí, quien ya había sido condenado a 28 años de cárcel por los mismo hechos.
 
Los ahora condenados son el teniente Camilo José Pérez Parrado, quien tendrá que pagar una condena de 37 años de prisión, y los patrulleros José Luis Moncada Ruíz y Alex Fernando Flórez, sentenciados a 19 años de cárcel luego de que el juzgado avalara un preacuerdo entre su defensa y la Fiscalía.
 
El crimen ocurrió en mayo de 2009 cuando una patrulla de la Policía interceptó el vehículo Mazda 6 blindado en que se movilizaba Diego Alejandro Mejía Parra, alias "28", antiguo cabecilla de la banda de "La Unión", junto a tres mujeres que fueron identificadas como Yudy Alejandra Castillo Mira, Laura Cristina Echeverry García y Jenifer Puerta Saldarriaga, residentes en el municipio de La Estrella.
 
Según la investigación y versiones de testigos, las cuatro personas fueron retenidas y horas más tarde entregados en el sector de Industriales, en Medellín, a hombres al servicio de Jesús David Hernández Grisales, alias "Chaparro", antiguo cabecilla de "La Oficina".
 
Desde ese momento, se desconoce el paradero de los desaparecidos, sin embargo, en una audiencia desarrollada en julio de 2009 en el marco del proceso, un testigo, también integrante de la Policía, afirmó que las cuatro personas fueron desmembradas y lanzadas al río Cauca en el municipio de Caucasia.
 
Los tres uniformados, cuya condena se conoció este lunes, fueron sentenciados por el delito de desaparición forzada agravada, pero absueltos por hurto calificado y agravado y concierto para delinquir. La determinación judicial fue apelada por la Fiscalía, la defensa y el representante de la Procuraduría por lo que la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín tendrá que resolver el caso en segunda instancia.
 
Jesús David Hernández Grisales, alias "Chaparro", capturado en 2011, fue condenado también por el mismo caso a 46 años de prisión.