HISTÓRICO
Condenan a un hospital por remover el seno a una mujer por error
Colprensa | Publicado el 03 de julio de 2013

El Consejo de Estado encontró responsable al Hospital Militar Central por los perjuicios causados a una mujer a quien le removieron un seno sin esperar los exámenes que confirmaran que el tumor que tenía era maligno.

Por eso ordenó la práctica de tratamientos de rehabilitación a la mujer, pues luego los exámenes demostraron que no se requería dicha cirugía.

La Sección Tercera, con ponencia de la magistrada Olga Mélida Valle de De La Hoz, señaló que frente a la perspectiva de género y teniendo en cuenta la afectación grave que sufrió la paciente, se debe resarcir el daño de la mejor forma posible, “aun sabiendo que las secuelas estarán presentes por siempre”.

La mujer había acudido al médico luego de detectar una masa en su seno al hacerse un auto examen. Allí, le practicaron una mamografía que arrojó como resultado la existencia de un tumor. Sin embargo, el profesional no confirmó el diagnóstico y la sometió a quimioterapias, radioterapias y a la extirpación de su seno.

“El Hospital Militar no cumplió con el protocolo establecido, en este caso, para una paciente que fue remitida desde otra entidad y aunque se envió la muestra para que en el área de patología se verificaran los resultados del primer examen practicado, no se obtuvo previamente la confirmación del resultado antes de proceder a aplicar el tratamiento con quimioterapia y a realizar la mastectomía radical del seno afectado con el tumor”, señaló.

El Consejo de Estado determinó que el Hospital incurrió en falla del servicio, pues no agotó los recursos científicos y técnicos a su alcance para establecer un diagnóstico definitivo.

“Se omitieron los protocolos médicos a verificar la enfermedad sufrida por la paciente, antes de iniciar el tratamiento correspondiente”, señala la decisión.

La Sala explicó que en este caso se configuró una vulneración grave del derecho a la salud de la demandante y se le afectó no solo su fisonomía, sino su capacidad de goce y de su misma naturaleza como mujer, “teniendo en cuenta la importancia que tiene esta parte de la anatomía para la expresión de su feminidad”.

La Corporación decretó medidas de rehabilitación con el propósito de que una situación así no se vuelva a repetir. Ordenó que el Hospital Militar Central, a su cargo, practique exámenes, análisis y las cirugías necesarias para la reconstrucción física del seno de la señora, así como los tratamientos de rehabilitación física y psicológica requeridos.

Además, ordenó el pago de 353 millones de pesos por concepto de perjuicios morales y daño a la salud.