HISTÓRICO
Confirman absolución a seis militares acusados de falsos positivos
Colprensa | Publicado el 20 de mayo de 2013
La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia confirmó la absolución de seis militares quienes fueron acusados de cometer un falso positivo que, según determinó la justicia, en realidad respondieron de forma legítima a un ataque en Tierralata, Córdoba, en 2005.
 
Los hechos se remontan al 12 de octubre de 2005 cuando una patrulla del Ejército Nacional que en un puente de la vereda La Platanera de Tierralta dio orden de parada a una moto que no solo, no se detuvo, sino que uno de sus ocupantes disparó en contra de los uniformados.
 
De acuerdo con los hechos, se originó un cruce de disparos entre los tres ocupantes de la moto y los militares el cual terminó con la muerte de dos civiles.
 
Se trató de Miguel Pineda Pérez y Luis Fernando Orozco Hernández, mientras que Eliazar Fernández Úsuga escapó ileso.
 
Los militares fueron acusados de los delitos de homicidio en persona protegida y absueltos en primera y segunda instancia.
 
En casación, la Corte confirmó dichos fallos al encontrar que la valoración de las pruebas permite establecer que los militares “respondieron al ataque del que fueron objeto por parte de Eliazar Fernández Úsuga y sus dos compañeros, sin que se hubiese verificado alguna actuación irregular por parte de los uniformados”.,
 
La Corte además precisó que todas las versiones del sobreviviente Úsuga Fernández, sobre presunta actuación irregular de los militares no son creíbles ya que tienen múltiples contradicciones y porque fue refutado por testigos en el proceso judicial.
 
Igualmente, se especifica que los documentos allegados en los procesos sindican a Úsuga “como una persona que tiene vínculos con grupos armados al margen de la ley y que se dedica a cometer delitos contra el patrimonio económico”.
 
Los militares involucrados eran el sargento viceprimero Flavio César Sánchez Rivera, el cabo primero Albeiro Vargas Gaitán y los soldados Roberto Carlos Posada Díaz, Luis Miguel Solano Ramos y Dairo Yeneris Silva del segundo pelotón de la compañía Bombardero del Batallón de Infantería N° 33 Junín de Montería, cuyo comandante era el subteniente Edwin Alberto Figueredo Mesa, también absuelto.