HISTÓRICO
Conversaciones en La Habana se reanudan con polémica y tensión
  • Conversaciones en La Habana se reanudan con polémica y tensión | "Iván Márquez" sostuvo que las Farc no se levantarán de la mesa de diálogos. FOTO AP
    Conversaciones en La Habana se reanudan con polémica y tensión | "Iván Márquez" sostuvo que las Farc no se levantarán de la mesa de diálogos. FOTO AP
Por JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 31 de enero de 2013

Un clima de tensión, marcado por el antagonismo en las declaraciones de las delegaciones de Gobierno y de las Farc respecto de las acciones y declaraciones del grupo guerrillero, determinó el inicio en la cuarta etapa de negociaciones en La Habana.

La voz que se escuchó desde el Ejecutivo es que esta guerrilla debe dar muestras de voluntad y de esta forma evaluar si se hace necesario continuar con los diálogos. Y desde las toldas guerrilleras, reiteraron que asisten a la mesa de diálogo no para hacer perder el tiempo a nadie sino "a buscar la paz con justicia social para Colombia".

Una vez más, las Farc insistieron en un cese bilateral del fuego, o como dijo "Iván Márquez", "convenir un tratado de regularización de la guerra". Además, reiteraron que una Asamblea Constituyente es la vía para alcanzar el fin del conflicto y que se firme la paz.

La respuesta del jefe de la delegación colombiana, Humberto de la Calle, no fue menos enfática. Indicó que solo se dará un cese bilateral de hostilidades "el día en que firmemos un acuerdo para terminar el proceso".

La petición de las Farc de regularizar la guerra es, para De la Calle, una estrategia que busca institucionalizar el conflicto y no terminarlo. "Pretenden convertirlo en conversaciones eternas".

Piden claridad
El secuestro de dos policías en el Valle del Cauca perpetrado por las Farc, y la muerte de cuatro soldados en Nariño en combates con el grupo subversivo, han sido cuestionados en el país.

A esto se sumó la liberación ayer de los tres ingenieros secuestrados en Piamonte, Cauca, por las Farc, ante la presión de las Fuerzas Militares.

El primer vicepresidente del Senado, Guillermo García Realpe, dijo que no es posible que las Farc "quieran la paz con sangre. Son incoherentes, se sientan en una mesa de diálogo mientras arremeten contra la población y miembros de la Fuerza Pública".

Por su parte, el presidente del Congreso, Roy Barreras, insistió en que la delegación del Gobierno debe centrarse en cumplir con el objetivo trazado de llegar a un acuerdo para la terminación del conflicto. "A todos nos debe doler la guerra, pero a nadie debe sorprender que sigan lamentables actos producto del conflicto", dijo.

Entre la polémica en el inicio de los diálogos, Clara López, presidente del Polo aseguró que debería recurrirse a la mediación "antes de ahondar aún más las diferencias". López rechazó el secuestro, y afirmó que no puede olvidarse que fue el presidente Santos "quien quiso negociar en medio del conflicto".

Al reanudar las conversaciones, las Farc llamaron insensatos los reclamos por sus acciones, justificándolas como propias de la guerra, mientras el Gobierno manifestó que la Fuerza Pública va a seguir combatiendo "a las Farc o cualquier organización que haya violado la ley".