HISTÓRICO
Cortinas romanas, una opción para vestir las ventanas
  • Cortinas romanas, una opción para vestir las ventanas | Archivo
    Cortinas romanas, una opción para vestir las ventanas | Archivo
Patricia Merizalde | Publicado el 07 de octubre de 2010

Este tipo de cubrimiento de ventana está fabricado con base en telas rectas que se pliegan de forma horizontal, divididas sin costura y con varillas de aluminio.

Se desplazan hacia arriba cuando se necesita dejar pasar la luz o el aire. Estas cortinas están recomendadas para ventanas fijas o corredizas. No son adecuadas en ventanas que se abran hacia adentro, salvo que se fijen 25 ó 30 centímetros por encima del marco de la vidriera, a fin de que la cenefa que se recoge arriba no interrumpa la apertura de la ventana.

Es posible elaborarlas en screen solar, telas traslúcidas o pesadas, fibras naturales como yute o bambú e incluso en telas black out cuando lo que queremos es intimidad, tapar el registro u oscurecer el espacio. Incluso en este momento vienen en dúo, es decir, se puede confeccionar una sola cortina romana que tenga por delante la tela trasluz y por detrás la tela black out.

Su accionamiento puede ser manual cuyo movimiento se realiza mediante cordeles que efectúan el movimiento de abrir o cerrar. La desventaja de este sistema es que cuando la cortina está abierta deja el cordel muy largo. Por esa razón existen en este momento otras alternativas de accionamiento mediante una cadena o un cordel continuo que conserva su tamaño cuando la cortina se recoge. Por seguridad, es el más adecuado para utilizar donde hay niños.

Existe también en el momento en el mercado una opción que permite operar la cortina tanto de abajo hacia arriba como tradicionalmente se ha hecho, o de arriba hacia abajo, con lo cual se logra tener control de la visibilidad y privacidad. Pueden, igualmente, motorizarse.

Las cortinas romanas son adecuadas para vidrieras que no tengan formato muy generoso ni sean muy anchas.

*Diseñadora de interiores