HISTÓRICO
Crecimiento mundial a la baja
  • Crecimiento mundial a la baja | ILUSTRACIÓN MOPHART
    Crecimiento mundial a la baja | ILUSTRACIÓN MOPHART
EL COLOMBIANO | Publicado el 14 de octubre de 2012

El informe sobre Perspectivas de la economía mundial, del Fondo Monetario Internacional (FMI), presenta un panorama mundial ensombrecido. Los nuevos estimativos de crecimiento planetario de 3,3 por ciento en 2012 y 3,6 por ciento en 2013 están por debajo de las previsiones realizadas por la institución pocos meses atrás.

A juicio del Fondo, el problema central del crecimiento planetario está localizado en las economías avanzadas, particularmente en Europa y Estados Unidos, pues las políticas implementadas en estas economías no han restablecido la confianza de los agentes y sí han alimentado la sensación general de incertidumbre que afecta los mercados.

Igualmente, reconoce que la consolidación fiscal en las economías desarrolladas y el ajuste severo seguido por Europa se han convertido en un lastre para el crecimiento. Esto, junto a un sistema financiero débil, no permite que la política monetaria laxa impulse con más fuerza a estas economías.

Para China, el principal motor de las naciones emergentes, las estimaciones de crecimiento también disminuyeron y ahora son, para 2012 y 2013, de 7,8 por ciento y 8,2 por ciento, respectivamente.

La pérdida de dinamismo del comercio mundial ha obligado a ese país a redireccionar su estrategia y a centrar sus esfuerzos en impulsar la demanda interna. Según la OCDE, China parece estar estabilizando su economía.

Respecto a Latinoamérica, los estimativos de las diferentes entidades internacionales, como el FMI, el Banco Mundial y la CEPAL, confirman que la región se ha visto afectada con lo que pasa en el mundo.

En este sentido, los estimativos de crecimiento de la región para este año están entre 3,0 y 3,2 por ciento, aunque hay disparidades entre países. Así, mientras se espera que Brasil crezca 1,5 por ciento, Perú lo hará en 6 por ciento, Chile en 5 por ciento y Colombia en 4,3 por ciento.

La directora del FMI, Christine Lagarde, ha dicho que ningún país es inmune a lo que está pasando globalmente y le aconseja a las naciones latinoamericanas tener suficiente margen fiscal para actuar en caso de que las cosas empeoren.

Respecto a las recomendaciones de política, el Fondo, además de insinuar socarronamente que las draconianas medidas adoptadas por los países de la zona euro no están dando los resultados esperados y sí generan altos costos, urge a las autoridades nacionales europeas a avanzar aceleradamente en la concreción de una verdadera unión económica y monetaria, de tal forma que haya una mayor integración. Ello tendría efectos positivos y rápidos sobre el crecimiento del PIB, que es lo que hasta ahora no ha ocurrido.

De otra parte, insta al Congreso y al Gobierno de Estados Unidos a eliminar, antes de finalizar el presente año, el riesgo del denominado “precipicio fiscal” y a elevar el tope de la deuda. De no actuar en esta dirección, la economía estadounidense volvería a caer en una nueva recesión que tendría efectos nefastos sobre el resto de naciones.

Las recomendaciones que actualmente hace el FMI ya no son las tan odiadas recetas que, en décadas pasadas, esta institución obligaba a aplicar a las economías en desarrollo.

Las cosas han cambiado e, irónicamente, los países que ayer instaban al Fondo a forzar la implementación de medidas de ajustes, son a los que hoy la institución les llama la atención para que actúen con decisión, prontitud y eficacia, evitando que el mundo entre en una grave crisis con altísimos costos para la humanidad.