HISTÓRICO
Cuidado con la pantalla
  • Samuel Arango M. | Samuel Arango M.
    Samuel Arango M. | Samuel Arango M.
Samuel Arango M. | Publicado el 17 de octubre de 2010

Varios autores del mundo han anunciado la muerte definitiva de los televisores. Sucede cada que aparece un nuevo medio de comunicación. Los teóricos mataron la radio cuando apareció la televisión. Mataron el cine también con la televisión. Ahora, los profetas mediáticos anuncian la muerte de la caja mágica. El enemigo mortal, según ellos, es el computador, o mejor, el monitor. En las sociedades desarrolladas las cifras son impresionantes. Para Colombia no hay estadísticas, pero sin duda que los monitores van aumentando y empiezan a permear la cultura. Dos de cada tres norteamericanos entre los 9 y los 17 años prefieren navegar en internet a mirar televisión. Más de la mitad de los hogares gringos tienen computador en la casa.

En una encuesta reciente a escolares norteamericanos se les preguntó que si fueran abandonados en una isla desierta, qué se llevarían, dos de cada tres respondieron que un computador conectado a internet. La segunda fue la televisión, pero muy atrás. Ahora el 75% de los niños norteamericanos prefieren el monitor al televisor.

Un computador al menos en cada casa es hoy en día una necesidad, antes era un lujo. Por el computador se acabó el correo aéreo, la gente volvió a escribir y a comunicarse con sus amigos, a conseguir nuevas amistades, a mercar, a pagar cuentas, incluso a hablar por teléfono nacional, o internacionalmente, con el sólo costo de la conexión a internet, a hacer tareas, a sostener noviazgos. Mucha gente ha entrado en contacto con Dios a través de la red. Los mensajes espirituales y de valores circulan profusamente. Algunos dirán que las relaciones por el computador son frías? y de pronto están equivocados. De hecho, las personas se pueden ver con las webcam, y hacer gestos y matarse el ojo y?

Pero ojo, hay que hacer un llamado de alerta. Así como el computador es un recurso maravilloso al servicio del hombre, puede igualmente ser un grave problema social y familiar. Porque en la red se encuentra de todo. Y los usuarios más expuestos son los menores, los niños.

Hay que pensarlo. Hay que actuar. Porque el mal puede ser de verdad grave. Es el mal uso el que hay que prevenir.

Se nos ocurren algunas medidas para evitar que los niños sufran daño, estas son:

- No prohíba el uso del computador, enséñelo a usar.

- Bloquee el acceso a direcciones de porno, violencia, depravación. Hay muchas.

- Ponga permanente atención para saber con quién "chatean" los muchachos. Prevéngalos de los engaños.

- No instale el computador en el cuarto de los niños. Hágalo en un lugar común como la sala, la biblioteca, el corredor. Así los menores no pueden "esconder" lo que hacen.

- Controlen, como con la televisión, el tiempo que puede dedicarle al computador. Una hora, máximo dos podrían ser suficientes. Les encantan los juegos, pero una sobrexposición trae consecuencias negativas.

- Mantenga un diálogo abierto y franco sobre el tema con ellos. Acostúmbrelos a que le consulten a usted.

- No exagere usted mismo el uso. Recuerde que los muchachos copian el comportamiento de los adultos.

Y que cada familia se apersone del tema. Familia bien constituida no tendrá problemas serios. ¿Pero hay familias?