HISTÓRICO
CULPABLES
  • CULPABLES |
    CULPABLES |
Por YOHIR AKERMAN | Publicado el 21 de enero de 2013

En la investigación por la muerte de Luis Andrés Colmenares, lo que se perdió fue la verdad. Se hundió en un mar de titulares confusos. Se refundió en unas entrevistas contradictorias de los taquilleros abogados de las partes, que manejan sus posiciones frente a los micrófonos y no ante los entes investigadores.

Es un caso rimbombante que se ha debatido en las audiencias y no ante la justicia competente, mutando a los sujetos procesales en famosos héroes o villanos de la televisión, como si se tratara de un programa de reality judicial que ha durado ya dos años.

Una vergüenza.

Sobre todo porque seguimos sin saber quién asesinó al joven universitario. O qué pasó esa lluviosa noche de octubre. O cuál es la responsabilidad, si hay alguna, de Carlos Cárdenas, Laura Moreno y Jessy Quintero. Seguimos sin saber.

Y probablemente ya no lleguemos a entender completamente esta trama. Ni tampoco a saber la realidad. Esa que se conoce como la verdad, no como lo que nos quieren hacer creer. Ya que después de todo esto pareciera que va a quedar un manto de duda frente al posible resultado de esta investigación, sea cual sea.

Inocentes o culpables ante los jueces, Cárdenas, Moreno y Quintero ya son inocentes para unos y culpables para otros frente los medios. Pasan de ser autores o coautores del delito a víctimas o perseguidos del sistema. Brutales asesinos o detenidos injustamente.

Y mientras tanto, la investigación no avanza. Ahora con un nuevo episodio de la serie: ese que se llama el cartel de las mentiras, en el que las falsas verdades creadas a punta de intercambios de favores generan aún mayor desinformación.

Increíble.

La Fiscalía, ante esta situación tan bochornosa de pasar de ser el ente investigador a ser el investigado, porque sus testigos se cayeron por su propio peso, no tiene una respuesta contundente ante una vergüenza sólo equiparable a la que se presenció en el caso contra Sigifredo López.

¿Qué pasa en la Fiscalía? ¿Cuál es el aporte que ha hecho el fiscal Eduardo Montealegre para que la institución se mejore y sofistique? Hasta ahora sólo se han visto los errores de la institución, y unos grandes.

Este caso demuestra una de las grandes debilidades de esa institución, que es la excesiva dependencia de las evidencias testimoniales en las investigaciones, muchos de los cuales son testigos interesados y mienten para beneficiarse.

Pero sobre todo, el caso Colmenares lo que revela, fuera del espantoso drama de la familia de Luis Andrés, son las falencias de un sistema investigativo que se deja contaminar del manejo mediático de los abogados y la impunidad no es una posibilidad, sino casi una certeza.

La justicia no puede dejarse contaminar por el manejo mediático. Ni la opinión pública puede dejarse convencer de hechos que no sean sustentados, únicamente, con la evidencia.

Ese es el espinoso camino del proceso judicial, en el que ahora nadie sabe lo que puede pasar. Por eso es importante recordar que solo los jueces determinan la culpabilidad. Ya que de crear realidades alejadas de la realidad, todos somos víctimas y culpables a la vez.