HISTÓRICO
Darcy supo reinventarse
Por LAURA VICTORIA BOTERO | Publicado el 30 de marzo de 2013
¿En qué momento decidió que iba a ser periodista y no actriz, que era lo que quería?
"Creo que desde que me inicié en el ejercicio profesional supe que era lo mío. Yo empecé esta carrera en 1993 cuando entré a trabajar en el Noticiero 24 horas de la familia Gómez Hurtado. Luego me fui para CM&, más adelante estuve dos años en QAP y luego trabajé doce años en Caracol. Durante un año estuve participando en política, apoyando la campaña de Germán Vargas Lleras y su gestión en el Ministerio del Interior. Después de eso me tomé un año de sabático y ahora regresé, pero a la radio, en Caracol".

¿Durante todos estos años ha podido identificar qué tipo de cubrimientos son los que más la apasionan?
"Yo empecé cubriendo cortes, allí se aprende mucho, hay grandes exigencias académicas, de mucho rigor, las decisiones jurídicas se deben entender... en una fuente difícil pero me encantó, los magistrados son encantadores, pero infranqueables y muy serios. Llegar a ellos es un reto muy importante. Ahora, cubrir al Presidente es rico también porque hay muchos viajes, contacto con otros líderes, asistir a cumbres. Lo importante es tener gente que te colabore y te dé información".

Ahora está en radio, ¿qué tal ha sido esa experiencia en una plataforma nueva?
"Pues mira que yo la televisión la manejo perfectamente y claro, uno está más cómodo dentro de lo que conoce y maneja, pero la radio ha sido un gran descubrimiento, estoy realmente feliz, me siento reinventada, estoy aprendiendo cosas nuevas. Es totalmente distinto a estar en televisión, pero siento que le he cogido el ritmo. Me tiene fascinada el universo de la inmediatez y el poder de la radio".

¿Qué tan compleja es la tarea de encontrar los datos que nadie tiene?
"Es muy duro, durísimo. Todos los días empiezo de cero y todos los días me toman la lección. Por fortuna, creo que se están dando los frutos de 20 años en el medio, y las personas que he conocido estos años me ayudan mucho. Muchos están hoy en posiciones importantes y eso ayuda mucho".

¿Cuál es su mayor
patrimonio como
periodista?
"Creo que la credibilidad. Eso se logra con credibilidad, con seriedad y cuidando mucho la fuente. Es clave no dejarse utilizar, que eso sucede. Y ellos sabiendo que uno nunca va a revelar su fuente".

¿Hay alguien que sea imprescindible en su vida?
"Wow, no. La vida me ha enseñado que nadie es imprescindible, solo Dios. Él es el que nos puede faltar".

¿Qué tal es trabajar con el equipo de 6:00 a.m.?
"Es increíble, Darío es una persona muy especial y le importa mucho su grupo. A Gustavo lo conocí en la universidad, con Erika trabajé en Caracol, Patricia Pardo ha sido un gran descubrimiento. Esta ha sido una experiencia maravillosa. No me queda tiempo de nada en la mañana, salgo de mi casa a las 5:00 y llego a Caracol a las 5:10, de cara lavada y pelo mojado, a veces una media de un color y otra de otro...".

¿Hay alguna equivocación al aire que todavía la mortifique?
"Si... son muchas, lo que pasa es que uno debe dejarlas pasar. El problema es que ahora con Twitter te las cobran al instante y durante horas".