HISTÓRICO
DE BUENA FUENTE
  • DE BUENA FUENTE |
    DE BUENA FUENTE |
Por LUIS FERNANDO OSPINA VANEGAS Macroeditor de Opinión | Publicado el 15 de junio de 2013

EL CINE, LA OTRA ESCENA DE MEDELLÍN

El cuento no es de película, es de la vida real. Medellín podría convertirse en la meca del cine latinoamericano. La ciudad aspira a que este año pueda concretarse un negocio multimillonario con una de las compañías de cine más grandes del mundo para construir un estudio de producción en Manantiales, en Las Palmas, donde los inversionistas están interesados en adquirir hasta el 80 por ciento de esos terrenos. Las proyecciones de lo que eso significaría para Medellín estiman una ocupación hotelera de 200 mil noches por año. En estos momentos, en la ciudad se rueda una película con algunos de los actores de "Crepúsculo" y en agosto vendrá el director y guionista de cine Alexander Payne, ganador de dos Oscar. Buena pantalla para Medellín.

LAS TIERRAS QUE LE PESAN AL GOBIERNO

El presidente Juan Manuel Santos está enfrentado al mayor problema de su mandato: las tierras. Resulta que el Gobierno elevó una consulta ante el Consejo de Estado para determinar si la adjudicación de las Unidades Agrícolas Familiares (UAF) estaba sustentada en la Ley 160 de 1994 o en la 135 de 1961. Esta última protegía a las comunidades campesinas que podían acumular varias UAF, pero no venderlas hasta después de cierto tiempo. Con la Ley del 94 se abrió la posibilidad de que esas comunidades pudieran vender sus tierras acumuladas y ahí fue cuando grandes empresarios y terratenientes adquirieron gran cantidad de tierras. El Consejo de Estado conceptuó que la norma que debe aplicarse es la del 61. Lo duro está por venir.

LAS VÍAS PARA ENDEREZAR EL ENTUERTO

Todo este lío de las tierras, en el que está comprometido el embajador de Colombia en Washington, Carlos Urrutia, según las denuncias del senador Jorge Robledo, comenzó con los predios que había adquirido el Fondo Ganadero de Córdoba, que había comprado varias UAF y concentrado gran cantidad de hectáreas. El problema es que muchos otros lo hicieron igual, pero nadie sopesó el problema que se venía. El Ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, sin velas en el entierro, ha pagado los platos rotos, por algunas declaraciones en el sentido de que esas compras fueron irregulares y caben las acciones penales contra quienes hicieron los negocios. El Gobierno estudia varios caminos para enderezar el entuerto.

UN CONCEPTO SIN DERECHO

El equipo jurídico del Presidente Juan Manuel Santos estudia varias posibilidades para atajar el pavor que el concepto del Consejo de Estado provocó en relación con las normas sobre compra y concentración de las UAF. El más seguro es “desconocer” ese concepto, por demás no vinculante, porque está lleno de contradicciones en relación con otros conceptos ya entregados sobre el mismo tema. El Presidente Santos ha enviado un mensaje contundente a los empresarios y terratenientes que compraron de buena fe: la productividad del país no dependerá de la titularidad de los terrenos. Aún así, el senador Jorge Robledo ha insistido en que hay muchas irregularidades y que “tumba porque tumba” al embajador en Washington, Carlos Urrutia.

LA MOVIDA JUNTA DEL METRO

Hubo una reacción inmediata de algunos de los miembros de la Junta del Metro de Medellín sobre las cifras que publicamos el pasado domingo sobre el número de pasajeros menos que el sistema ha venido movilizando en los últimos años. Seis millones en 2012 y 10 millones en 2011, por ejemplo. La otra cara de la moneda, que en parte sustenta esos faltantes, tiene que ver con los retrasos e incumplimientos de la autoridad de transporte, el Área Metropolitana, para racionalizar las rutas de transporte público y sacar buses viejos que hoy siguen recorriendo la ciudad. Un ejemplo es la zona sur del Valle de Aburrá, donde el Metro extendió el sistema a fines del año pasado: de los 57 mil pasajeros nuevos que se estimaba iban a llegar al sistema, hoy viajan unos 15 mil. Y las tarifas siguen congeladas.