HISTÓRICO
Debate de matrimonio igualitario fue aplazado
POR COLPRENSA | Publicado el 17 de abril de 2013
El proyecto de ley que permitiría la unión de parejas del mismo sexo pareciera tener sus días contados, pues a pesar de que se apalzó para el próximo martes la votación, al medio día de ayer, las bancadas de los partidos de la U y Conservador, mayoritarias en el Congreso, se unieran para votarlo de manera negativa

Conservadores y la U, que firmaron una alianza para trabajar unidos hace una semana, decidieron que el proyecto es inconveniente, razón por la que anoche se debatía sin posibilidades de que sobreviviera a la votación en su segundo debate la próxima semana.

Para el presidente del conservatismo, senador Efraín Cepeda, hay identidad en ambos partidos para pedir se tramite uno nuevo en donde quede claro el alcance de sus derechos. El senador y codirector de la U, José David Name, consideró que "este no es el momento histórico" para que el país apruebe esa nueva legislación, por lo que también apoyó que hundiera.

Aunque los conservadores pactaron que votarían en pleno negativamente, en la bancada de la U algunos senadores se irían por el sí, como es el caso del autor del proyecto Armando Benedetti.

Por su parte, el presidente del Partido Verde, Alfonso Prada, aseguró que la bancada en el Senado (cinco parlamentarios) tenían libertad para votar el proyecto. Se conoció que los senadores Felix Varela y Gilma Jiménez se opusieron.

En el liberalismo y Cambio Radical, los otros partidos de la Unidad Nacional, sus bancadas quedaron en libertad de votar el proyecto. Los liberales se inclinarían por el sí, mientras que los vargaslleristas votarían por el no. Las bancadas de cristianos militantes en Mira, PIN y la misma U también pedirían el archivo. El Polo Democrático y la tendencia de los progresistas votarían por su aprobación.

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, aseguró que la posición del Gobierno Nacional frente al proyecto de ley de parejas del mismo sexo se fundamenta en "la defensa de los derechos civiles de las minorías consagrados en la Constitución de 1991".

La postura del Ejecutivo se dio un día después de que Carrillo asegurara que el debate apenas comenzaba, razón por la cual se debía escuchar a juristas y otras voces sobre el alcance de la ley. "En el marco de este debate, el Gobierno señala que es competencia del Congreso legislar sobre el estado civil de las personas, y espera que, como seno natural de la democracia, decida sobre este tema de acuerdo a lo señalado por la Corte Constitucional".