HISTÓRICO
"Declaración de Alta Comisionada de la ONU es desconsiderada": Viceministro de Defensa
  • "Declaración de Alta Comisionada de la ONU es desconsiderada": Viceministro de Defensa |
    "Declaración de Alta Comisionada de la ONU es desconsiderada": Viceministro de Defensa |
Colprensa | Publicado el 26 de abril de 2013

El viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, aseguró que las declaraciones de Navanethem Pillay, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en el sentido de que en Colombia “habrá paz duradera si se deroga el fuero militar”, son desconsideradas y desinformadas.

“Lamentamos sus apreciaciones que, además de ser imprecisas y por provenir de alguien que goza de su credibilidad y liderazgo a nivel global, desinforman a los medios de comunicación y a la opinión pública en un tema que el Estado colombiano ha trabajado con total responsabilidad y seriedad respetando siempre el ordenamiento constitucional y legal del estado social de derecho”, aseguró Bedoya.

Las declaraciones del Viceministro de Defensa para las Políticas y Asuntos Internacionales se dieron a conocer este viernes a través de una carta suscrita por el funcionario en Ginebra (Suiza), en donde Colombia está para someterse al examen de la ONU sobre su desempeño en la defensa de los derechos básicos.

“(…) Su afirmación, “…si el Gobierno realmente busca justicia para las víctimas y una paz duradera, la reforma debe caerse…” es subjetiva y desconsiderada. La reforma garantiza, entre otros, el derecho a la administración de justicia, lo cual, aunado a la premisa de “cero impunidad” redunda en beneficio de las víctimas y de todos los asociados”, le dice Bedoya en su misiva a Pillay.

El funcionario agrega que no es posible afirmar que, en virtud de la reforma, se esté trasladando la justicia penal militar al Ejecutivo. “Es pertinente recordar que mucho antes de la expedición de la Constitución de 1991, el fuero penal militar ya existía como jurisdicción especializada en cabeza del ejecutivo, estructura que simplemente se mantiene en la reciente reforma”.

“Le recordamos que en múltiples oportunidades y a través de diferentes medios, el contenido de esta reforma ha sido expuesto, explicado y discutido a profundidad con los representantes de su oficina en nuestro país, por lo que llama la atención el desconocimiento que sus afirmaciones reflejan sobre este tema”, dice Bedoya en otro aparte de su carta a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Bedoya recuerda que el Gobierno Nacional, “en ejercicio de su voluntad soberana y con apego a su profunda tradición democrática, ha impulsado un paquete de reformas legales para modernizar la justicia penal militar y otorgar a nuestros militares y policías, como principales defensores de los derechos humanos y gestores de la reivindicación del Estado de Derecho en Colombia, reglas claras para el cumplimiento de su misión y un marco uniforme para la investigación y juzgamiento de sus actuaciones”.

El Viceministro de Defensa le aclara a Pillay que el Congreso aprobó una reforma constitucional que, además de excluir expresa y taxativamente del conocimiento de la Justicia Penal Militar los crímenes de lesa humanidad, los delitos de genocidio, desaparición forzada, ejecución extrajudicial, violencia sexual, tortura y desplazamiento forzado, ordena que la justicia penal militar sea independiente y separada del mando institucional, dotándola de autonomía e imparcialidad para que los delitos atribuidos a esta jurisdicción especializada nunca queden en la impunidad.

“Visto lo anterior, no es cierto, tal y como algunos medios de comunicación nacionales presentan su respuesta en las entrevistas publicadas el día de ayer (jueves), que las ejecuciones extrajudiciales y las violaciones sexuales serán conocidas por la justicia penal militar”, enfatiza Bedoya.

En todo caso, el funcionario le reitera a Pillay la disposición del Ministerio de Defensa a mantener y fortalecer los lazos de cooperación, diálogo franco y constructivo que ha caracterizado la relación de la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos con el Gobierno colombiano.

Por último quiero recordarle que gracias al sacrificio de los soldados y policías de Colombia, que entregan su vida y su integridad personal por proteger los derechos de todos los colombianos sin excepción, el país puede hoy pensar en la posibilidad del fin del conflicto y en una paz duradera”, concluye Bedoya.