HISTÓRICO
Defensa de víctimas del Palacio de Justicia alertó riesgo en el proceso
Colprensa | Publicado el 26 de abril de 2013

Jorge Molano, abogado de las víctimas del Palacio de Justicia, advirtió sobre los riesgos que se pueden presentar si no se prorroga la figura de descongestión que tiene el juzgado que lleva el caso contra integrantes del B2.

Según el jurista, los familiares de las víctimas consideran que si esta figura no se prolonga "se les va a desconocer su derecho a tener un recurso eficaz". Esto sucedería, según Molano, porque el caso sería enviado a un despacho que tiene a su cargo más de 800 casos.

Esta situación, dice el abogado, impediría que el caso pueda ser resuelto en menos de 10 años. "Difícilmente va ser fallado", dijo.

"Lo que conocemos es que la descongestión está prevista hasta el día 30 de abril y al parecer se han escuchado versiones del Consejo de la Judicatura de que tienen la tendencia a no prorrogarla", manifestó Molano.

El abogado expresó que esta medida sería irracional y desconocería la figura de las víctimas.

"Es un caso que lleva cinco años en juicio y si no se prorroga va a ser un proceso con unas dilaciones injustificadas, pues va a ser enviado a un juez que no conoce de los hechos, que no conoce de las pruebas y que cuenta con más de 450 cuadernos y más de 450 mil copias", recalcó.

El juzgado 55 penal del circuito es el que adelanta este proceso. Durante los alegatos de conclusión previos a conocer la sentencia, la representación de las víctimas señaló que los integrantes del B-2 en cabeza del excomandante de dicho organismo de inteligencia, teniente coronel (r) Edilberto Sánchez Rubiano, conocían las intenciones del M19 y que no hicieron nada para evitarlo.

Los otros procesados, también por el delito de desaparición forzada agravada, al igual que Sánchez Rubiano son: el capitán (r) Óscar William Vásquez y los sargentos (r) Antonio Rubay Jiménez Gómez, Luis Fernando Nieto Velandia y Ferney Martín Causallá Peña.

En febrero, se realizaron los alegatos finales y solo está para que se dicte sentencia.