HISTÓRICO
Desde hoy, IPS Universitaria opera hospital de Apartadó
Por CARLOS MARIO GÓMEZ J. | Publicado el 02 de julio de 2013
Apartadó se juega una fórmula con la IPS Universitaria, que asumirá la operación del hospital Antonio Roldán Betancur, conservando el Municipio la propiedad.

Se espera, pronto, aclarar el futuro del Hospital La Cruz, de Puerto Berrío, en donde la Administración Municipal también ha entrado en conversaciones con la IPS Universitaria.

De fondo, está planteada una polémica por los procesos de liquidación que se sigue de ambos hospitales que, en opinión del diputado por el Polo Democrático, Jorge Gómez, es el camino a una privatización.

Desde las administraciones municipales se mira con otra óptica: se busca salvar las dos entidades y prestar los servicios de salud en dos instituciones que tienen alcance regional en Urabá y el Magdalena Medio.

Ayer, en la Asamblea de Antioquia, Gómez cuestionó la liquidación al argumentar que la razón de la crisis financiera es el anterior modelo de salud que introdujo la intermediación financiera y la competencia entre los prestadores de la salud.

Aunque admitió que la crisis es cierta en ambos hospitales, la ve más grave en Puerto Berrío que en Apartadó. Puso como ejemplo que Apartadó recaudó el año pasado el equivalente a lo que le deben las EPS, unos 16 mil millones de pesos.

Citó la resolución 2509 de 2012, del Ministerio de Salud, que categoriza el riesgo de las Empresas Sociales del Estado, que situó al Roldán Betancur de Apartadó en bajo riesgo. Al de Puerto Berrío lo puso en alto.

Con la IPS Universitaria
Para Gómez, la operación que asume la IPS Universitaria en Apartadó es una privatización.

Esta institución informó que con la firma del convenio interadministrativo asumirá la operación logística de la Red Pública Hospitalaria del Municipio, incluida la sede del hospital.

Para la secretaria de Salud de Antioquia, Luz María Agudelo, con base en consideraciones de la Superintendencia Nacional de Salud, se decidió la operación por medio de un operador privado de alto reconocimiento, como lo es la IPS Universitaria.

Aclaró que la infraestructura del hospital de Apartadó será un bien público, con destinación específica a la prestación de servicios de salud. Ante la propuesta de que el Departamento asumiera la operación del Roldán Betancur, respondió que no se consideró con base en la reorganización de las redes de salud.

El hospital, según el diagnóstico, presenta debilitamiento financiero progresivo desde 2005. Como causas internas están los elevados costos fijos, la inflexibilidad laboral y la alta carga pensional. Entre las externas, el costo elevado del recurso humano en el sector público, un complejo flujo de recursos financieros, débil gestión de entidades territoriales de salud, entre otras.

José Álvarez, secretario de Protección Social de Apartadó, es optimista con la operación en cabeza de la IPS Universitaria, desde hoy, al afirmar que se ganará en asistencia, logística y calidad. A la par, avanza la liquidación, a cargo de Fiduprevisora.

Dijo que es un hospital de segundo nivel y referencia para 11 municipios de Urabá y del Chocó, unas 600.000 personas. "Cuando se liquida una entidad, los empleados se deben liquidar sin violarles derechos". Agradeció el apoyo del Departamento.