HISTÓRICO
Dora, la gatúbela de Bello
  • Dora, la gatúbela de Bello
Por CATALINA HERNÁNDEZ OSORIO | Publicado el 09 de marzo de 2013

Como "La gatúbela" conocen en el barrio La Cumbre, de Bello, a Dora Alba Patiño. Pero no por sus poderes sino por el amor y dedicación con que cuida y rehabilita gatos sin hogar, antes de entregarlos en adopción.

Una a una, relata las historias de los 15 felinos que viven en su casa, muchos de ellos con problemas físicos que comprometen su desarrollo.

"A Peluza hay que ponerle pañal y hacerle un examen mensual porque tiene un problema delicado en la columna. A Stuart me lo encontré en una alcantarilla y me lo traje porque estaba en los huesitos. Lupita, por la edad, se quedó viviendo aquí, ya no la adoptan".

Quienes conocen a Dora, la describen como una mujer humilde y noble. Así se lo hizo saber a El Colombiano Yolima Hernández, lectora y voluntaria del grupo animalista "Garritas felinas" gracias a quien conocimos su historia.

"Es hermosa y grandiosa. Recoge los animales sin ningún interés y los cuida como a unos bebés. Los acoge y nosotros le aportamos para que pueda cuidarlos", afirma, al mismo tiempo que describe su hogar como un espacio limpio, "nunca se ve sucio", pese a lo que muchos podrían pensar.

Dora tiene muy clara la rutina de cuidado de cada uno de sus animales, horarios de los medicamentos, las vacunas, el baño, cuándo debe cortarles las uñas o llevarlos al veterinario. Y aunque a veces trabaja haciendo aseo en casas de familia, siempre tiene tiempo para ellos, aunque su mamá no esté de acuerdo con esta actividad.

"Es muy importante esterilizarlos antes de darlos en adopción. Así evitamos que tiren las crías a la calle, donde las hemos encontrado abandonadas".

Estuvimos en la casa de esta mujer que prefiere dormir en el piso para que sus gatos ocupen la cama, que sufre con cada una de las dolencias de sus felinos. Ella, ama y señora de los gatos.