HISTÓRICO
Dos bloques pulsan en las urnas por el poder en América Latina
Por DANIEL ARMIROLA | Publicado el 19 de enero de 2014
En las urnas de varios países de América Latina estará la clave para consolidar los bloques de poder regional, hoy divididos entre las naciones que copian los postulados del eje chavista y aquellas que apuestan al libre mercado y ven en la Alianza Pacífico la opción de fortalecer sus sistemas económicos, sociales y políticos.

No obstante, el debate electoral que este año llega con elecciones en Brasil, Colombia, Bolivia, Uruguay, El Salvador, Costa Rica y Panamá, estará marcado por lo que suceda en Venezuela y Argentina, naciones duramente golpeadas por una crisis económica y social en ascenso.

El fenómeno toma acento mayor si se tiene en cuenta que entre los siete países que van a elecciones, la izquierda concentrará todos sus esfuerzos para mantener el poder en Brasil, Bolivia, Uruguay y El Salvador.

En su análisis sobre lo que será el pulso económico y político de América Latina, Mark Weisbrot, co-director, with Dean Baker, of the Center for Economic and Policy Research (CEPR) in Washington, D.C, en diálogo con El Colombiano, aseguró que en su país los analistas y la prensa, en general, están cometiendo un error al dividir a Latinoamérica en dos bloques.

Weisbrot cree que habrá matices, en especial al hablar de países de centroizquierda o centroderecha que van a elecciones como Brasil y Colombia o tendrán cambios de gobierno como Chile, donde asumirá el mando Michelle Bachelet.

"No todo es dividir a las naciones en sacos buenos y malos. Hay que reconocer que ha habido avances por parte de países como Brasil, y el hecho de que Bachelet, de centroizquierda, tome el mando de Chile, no significa que el país mantendrá su progreso.

Precisó que con Bolivia la prensa americana es más objetiva al reconocerle avances.

Para Weisbrot, las políticas exteriores de E.U. en la región, encaminadas durante años a promover una integración económica de libre mercado para el hemisferio, se han visto frustradas. Por este motivo, la Alianza del Pacífico será vital para sus intereses. "Creo que una de las razones por las que están apoyando a la Alianza del Pacífico, es hacer lo que puedan para promover una integración económica entre los países latinoamericanos, algo que no se ha logrado", agregó.

Weisbrot cree que E.U. está perdiendo fuerza en la región por políticas desacertadas respecto a naciones que no son tan afines al libre mercado.

Bloques de poderes
Para Agustín Domínguez, analista y estratega militar del Pentágono para el Hemisferio Occidental, la región está ante un ajedrez más complejo, aún entre izquierdas y derechas liberales, del que no será muy predecible el resultado para este año.

"Tenemos en Latinoamérica un bloque de países proteccionistas y de izquierda, en los que además de Venezuela y Argentina se puede incluir a Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba. A la Alianza del Pacífico se le pueden agregar países observadores como Costa Rica, Panamá, Paraguay y Uruguay. Estos dos últimos son también miembros del Mercosur, pero podrían buscar diversificar sus intereses en 2014", dijo.

En la misma línea, David Lunhow, editor de The Wall Street Journal para A.L., asevera, en su artículo "Las dos latinoaméricas", que habrá una marcada división entre dos bloques.

"El primero es el grupo de países que (incluyendo a Brasil, Argentina y Venezuela), están a orillas del Atlántico. Este bloque desconfía de la globalización y le da al Estado un papel extensivo en la economía. El segundo (conformado por naciones con costas en el Océano Pacífico como México, Perú, Chile y Colombia), acoge el libre mercado", aseguró.