HISTÓRICO
Duelen los daños a la Metropolitana
POR PAULA ANDREA ÁLVAREZ P. | Publicado el 10 de marzo de 2013
El ladrillo macizo con que fue construida la Basílica Metropolitana de Medellín se convirtió en uno de los "ingredientes favoritos" en el cóctel de drogas que consume la población indigente que habita cerca de este sector.

Desde hace varios años, lectores y ciudadanos reportan que los habitantes de la calle y los drogadictos, encuentran en el polvillo que se obtiene de este material, un elemento para consumir sustancias como el bazuco.

Lo curioso del asunto, es que, pese a las denuncias, la situación no cambia.

Adicional a esto, los alrededores del recinto, se están utilizando como sanitarios públicos, lo que genera además de malos olores, una situación peligrosa de insalubridad para feligreses y transeúntes.

Francisco Iván Zea, abogado y feligrés, hizo pública en nuestras redes sociales su preocupación por el mal estado que presentan los exteriores de la Basílica y hace un llamado a la Policía Nacional a ejercer un mejor control sobre esta, pues parece increíble que, habiendo un CAI en el Parque Bolívar, esta situación siga evidenciándose.

El patrullero Rojas, quien labora en este CAI, dice que ya este asunto es de su conocimiento y, al respecto, se ha aumentado el control y la vigilancia sobre la zona. "El Comandante nos ha pedido reforzar el patrullaje sobre la zona y, para esto, ha mandado dos unidades más para rodear la Basílica. Y Unipol nos manda otras dos unidades para reforzar esta labor", agrega.

Pero, a pesar de esto, siguen presentándose situaciones desagradables afuera de Iglesia. Marleny López, empleada de la Metropolitana, afirma que si se camina a los lados del recinto, a eso de las 6:00 a.m. se encuentran restos de orines y heces en las aceras, además del polvo de ladrillo que, de tanto que los raspan, ya en los muros se pueden ver huecos de magnitud considerable.

"El lado derecho de la iglesia, es un sanitario público que yo tengo que llegar a limpiar", dice López.

"Los esfuerzos de Monseñor Iván son inmensos haciendo reuniones y hablando con la gente sobre la situación, esperamos que la Policía y las demás entidades hagan caso a su peticiones y pongan más cuidado con este lugar tan hermoso", concluye.