HISTÓRICO
El algodón se importará sin aranceles
Francisco Javier Arias R. | Publicado el 27 de enero de 2009
Los empresarios de la cadena textil cambiaron la angustia por optimismo, cuando el Presidente Álvaro Uribe Vélez, en el acostumbrado conversatorio anual en la feria Colombiatex, les dijo lo que estaban esperando: "Cuenten con eso, que eso lo hacemos. Les dejo el borrador del decreto para que se firme esta semana".

El aplauso no se dejó esperar, porque, al cabo de casi una hora de discurso, abrió el diálogo y la primera inquietud, expresada en nombre de los industriales por el presidente de Ascoltex, Iván Amaya Villegas, fue tan concreta como la respuesta del Presidente Uribe:

"Necesitamos que se elimine el gravamen para importar algodón, para poder competir en igualdad de condiciones con los productos de China, México y Brasil, que no pagan ese arancel", dijo Amaya y agregó que la misma competencia la deberán enfrentar de los productos de Perú, desde febrero, cuando sus industriales podrán importar la fibra sin aranceles, ante la vigencia del TLC con Estados Unidos.

El Presidente le consultó al viceministro de Comercio (e), Ricardo Duarte Duarte, quien dijo que el Comité Triple A (de Asuntos Arancelarios y Aduaneros) había recomendado esa eliminación de aranceles, "pero para toda la cadena". Eso indicaba que si se adoptaba la reducción del arancel del algodón, las telas y confecciones y los hilados y tejidos también bajarían, para no generar una competencia desigual frente a los comerciantes importadores.

Entonces, fluyó otro argumento presentado por los textileros: "Somos el único país que pagamos este arancel para importar algodón".

Y le dijeron a Uribe que las hilanderías emplean el 30 por ciento de los 100.000 empleos en las textileras, pero ante el aumento de las importaciones de hilaza, que no pagan el arancel, están en peligro.

Los presidentes de Coltejer, José Eugenio Muñoz y de Fabricato, Luis Mariano Sanín, junto con directivos de Diagonal, habían respaldado la solicitud de Ascoltex, mientras la directora de la Cámara Textil de la Andi, María del Mar Palau, decía que "no es lo correcto bajar los aranceles para toda la cadena".

Entonces, el Presidente Álvaro Uribe, al mejor estilo de las decisiones que adopta en los Consejos Comunales, dio la orden: "liberamos el algodón, pero dejamos las materias primas -hilados y tejidos- para más adelante... Que saquen ese decreto antes del lunes de la próxima semana".

También se incluyeron unas fibras sintéticas (Spandex-Lycra) en esta desgravación, con un costo fiscal de unos 9.000 millones de pesos y de 11.000 millones para las 60.000 toneladas de algodón que se importarán en este año -en gran parte de Pakistán y Estados Unidos (sin aranceles, cuando entre en vigencia el TLC), de un consumo interno de 100.000 toneladas.

Según un empresario, "el problema no era el valor del sacrificio fiscal", sino las diferencias por la eliminación de aranceles para el algodón, de un lado, y de las telas, confecciones, filamentos e hilados.

Así la cosas, la mediación de Uribe y su orden directa al viceministro Duarte, zanjaron las diferencias y quedó firme el compromiso de expedir el decreto en menos de ocho días. Antes de viajar a Davos (Suiza), el Presidente Uribe convirtió la angustia inicial de los textileros en optimismo para enfrentar las dificultades de este 2009.