HISTÓRICO
El bosón de Higgs podría no ser tan emocionante, según Cern
  • El bosón de Higgs podría no ser tan emocionante, según Cern |
    El bosón de Higgs podría no ser tan emocionante, según Cern |
Reuters | Publicado el 16 de noviembre de 2012

La nueva partícula elemental cuyo descubrimiento fue anunciado en julio podría ser un poco menos emocionante de lo que esperaban los científicos.
 
En una conferencia en Kioto donde se presentaron los últimos datos de su Gran Colisionador de Hadrones, científicos del centro europeo de investigaciones Cern indicaron el pasado el jueves que parece muy probable que la partícula sea efectivamente el buscado bosón de Higgs, que da masa a la materia.
 
Pero en lugar de un animal exótico que abre la puerta a nuevas realidades de la cosmología, como algunos esperaban, los datos indican que más es un "modelo estándar de Higgs" que encaja en el concepto científico actual del universo, señalaron.
 
"Aún es demasiado pronto para decirlo, pero la nueva partícula parece, canta y baila cada vez más como un bosón de Higgs", indicó Pauline Gagnon, física del experimento Atlas del LHC, uno de los tres que analizan los datos.
 
Oliver Buchmüeller, del rival pero paralelo experimento CMS, afirmó que "las pruebas de que es Higgs se hacen más y más fuertes según avanzamos".
 
Pero aún no hay indicios de que sea más inusual de lo previsto en un principio.
 
La primera tarea del LHC, un proyecto de 10.000 millones de dólares, era encontrar este bosón, sin el cual el caos primitivo de partículas voladoras posterior al Big Bang, hace 13.700 millones de años, no habría formado estrellas, planetas y galaxias.
 
El físico británico Peter Higgs postuló en 1964 la existencia de la partícula, tras ver un hueco en el Modelo Estándar, el esquema sobre cómo funciona el universo a nivel fundamental, desarrollado por completo a partir de la década de 1970.
 
Los científicos están buscando desde la década de 1980 esta partícula y finalmente lograron encontrar algo similar en 2010, dos años después de que el LHC entrara en funcionamiento.
 
Sin embargo, insistieron en que aún tienen que establecer su existencia con lo que llaman certidumbre 5-sigma, o total y absoluta.
 
También esperaban que su búsqueda diera al menos con algún indicio de conceptos más coloridos como la supersimetría, la materia oscura y la energía oscura, más allá del Modelo Estándar y parte de lo que llaman "nueva física".
 
La supersimetría podría, en teoría, explicar la materia oscura que se cree supone casi el 25 por ciento del universo conocido, del que no más del cinco por ciento es visible. Pero hasta ahora no hay pistas de ello, según los informes presentados en Kioto.
 
Sin embargo, los científicos del Cern no perdieron la esperanza de que pueda aparecer algo más exótico. Para que la partícula similar al Higgs apuntara a la supersimetría, tendría que venir en al menos cinco variedades diferentes.
 
"El desafío es medir todas las propiedades de la nueva partícula en detalle. Llevará tiempo establecer una comprensión completa de su auténtica naturaleza subyacente", explicó Buchmüller, que trabaja con la supersimetría.
 
Los científicos miran ahora a los años posteriores a 2014, cuando se duplique la potencia del colisionador circular, e incluso más allá, a la construcción de un enorme colisionador que aún es sólo un proyecto, posiblemente en Japón.