HISTÓRICO
El Carlos puro ecoturismo
Lilliana Vélez De Restrepo | Publicado el 28 de septiembre de 2009
Tenemos un potencial ecoturístico sin precedentes. Un filón de riqueza social, económica y ambiental que por fortuna algunos habitantes de Necoclí vislumbraron para hacer realidad un proyecto de vida llamado Centro Ecoturístico y Arqueológico El Carlos.

Lo hicieron de la mano de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), Acción Social y Cootucar, la Cooperativa de Trabajo Asociado de Turismo El Carlos.

Esta especie de resort ecológico a solo 15 kilómetros del centro de Necoclí cuenta con alojamiento en posadas dobles e individuales, con ducha, servicios sanitarios, sala de esparcimiento y servicio de restaurante.

Cada posada tiene capacidad máxima para 12 personas. Además, cuentan con servicio de restaurante, centro de interpretación arqueológica; kiosco-mirador con hamacas; casa de administración y recepción; centro de reuniones y eventos para 70 personas con equipo de proyección, servicio de refrigerios y alimentación; disponibilidad de bicicletas y binoculares.

Construidas con criterios bioclimáticos, estas cabañas son frescas y bien ventiladas. Uno de sus grandes atractivos -además de la exuberante flora que lo rodea-, es su riqueza arqueológica.

Los planes incluyen: alojamiento, alimentación, circuito ecoturístico y ciclopaseo. Las tarifas hasta el 15 de diciembre para una persona por dos noches cuestan 147.500 pesos y dos personas 280.000 pesos. Mayores informes y reservas en el (4)821 49 00, celular 311 737 46 42 y la página eco.urabadarien@gmail.com

Por su ejemplo de turismo sostenible, el centro fue visitado este fin de semana por Ana Báez, bióloga experta en ecoturismo, donde gracias a Cotelco, dictó un seminario en Apartadó y hoy lo hará en el Suroeste.