HISTÓRICO
El dolor tiene forma de silicona
  • Manuel SaldarriagaAsí están los senos de Lina, de 31 años y madre de tres hijas. Publicamos esta imagen, que reconocemos puede herir la sensibilidad de los lectores, por considerarla de interés y advertencia para padres y jóvenes, sobre los riesgos que conlleva practicarse una cirugía de tipo estético. A Lina se le practicó la intervención en agosto de 2006.
    Manuel Saldarriaga
    Así están los senos de Lina, de 31 años y madre de tres hijas. Publicamos esta imagen, que reconocemos puede herir la sensibilidad de los lectores, por considerarla de interés y advertencia para padres y jóvenes, sobre los riesgos que conlleva practicarse una cirugía de tipo estético. A Lina se le practicó la intervención en agosto de 2006.

  • Su historia es advertencia sobre lo que se debe saber antes de una cirugía.
  • Hoy, su seno izquierdo está deforme y con una herida ulcerada.
  • Lina tiene 31 años e incapacidad de 180 días por una cirugía estética.
Por
Wálter Arias Hidalgo
Medellín

El sueño de Lina* era usar brasier. Deseaba que cuando luciera la prenda esta sugiriera formas voluptuosas y hermosas.

"No tenía absolutamente nada y quería verme bella", dice esta mujer de 31 años y madre de tres niñas, de 12, 9 y 3 años.

Pero ese sueño, para el que hizo un préstamo de cinco millones de pesos, se le convirtió en pesadilla.

Un año y medio después de que fuera sometida a una mamoplastia de aumento, el seno izquierdo le empezó a doler, a tal punto que se le infectó y el tejido se rompió.

El 8 de agosto de 2006, Lina, con tres millones de pesos en la mano y recomendada por una amiga, fue a la IPS Total Help, donde la atendió la médica de nacionalidad cubana Linda Naneti Ibañez, quien en agosto de 2006 ya había sido demanda por otra paciente.

Pese a que la apariencia de sus senos era absolutamente diferente, pues, según dice, se los había heredado a su padre, Lina se sentía inconforme porque bajo el seno derecho le había quedado una cicatriz de 7 centímetros, porque veía uno más grande que el otro y porque sentía dolor.

Por ello, el 26 de enero de 2007 fue donde la cirujana y firmó un documento de transacción, en el cual la médica se comprometió a darle 8 millones de pesos en dos cuotas por reparo en indemnización y para evitar todo "litigio eventual de cualquier naturaleza".

Pero la cicatriz no era el mayor problema. Lo realmente grave se evidenciaría en su seno izquierdo 14 meses después.

A mediados de marzo de este año, este se le puso rojo y luego le aparecieron vetas blancas en la parte inferior.

Hoy, tiene una herida con costra y ulcerada (ver foto).

Al realizarse unos exámenes médicos se dio cuenta de que es necesario que le saquen de manera urgente las prótesis.

"Me tienen que hacer la cirugía ya, no puedo esperar", dice la mujer y los ojos se le inundan de lágrimas.

Y es que no sólo el dolor físico angustia a Lina. Cuenta que desde el día de la operación no pudo volver a abrazar a sus tres hijas y a su esposo.

"Estoy destrozada emocionalmente".

Antes de ir al quirófano tenga en cuenta lo siguiente
1 Compruebe el origen de las prótesis

Es importante asegurarse de que las prótesis sean de marcas con calidad reconocida. Mentor,  Eurosilicone, PIP, McGhan y Sebbin son, según el doctor Felipe Martínez, miembro de la Asociación Colombiana de Cirugía Plástica, las más seguras. El doctor aconseja pedir el sticker o número serial que identifica cada prótesis, y que es un número único. En el mercado hay en la actualidad una avalancha de prótesis chinas. Según Martínez, no son recomendables porque no hay mucha experiencia con ellas.

2 Acuda a un cirujano reconocido
Acudir a una clínica grande, de trayectoria reconocida es más seguro. Todos los centros donde se practican estos procedimientos deben tener un registro de la Dirección Seccional de Salud. Pregunte además quién será el anestesiólogo -este tipo de cirugías son realizadas con anestesia general en la mayoría de los casos-  y lo más importante, según el doctor Martínez, es asegurarse de que el cirujano pertenezca a la Asociación. Se puede consultar la página web: www.cirugiaplastica.org.co

3 Desconfíe si vale menos de 5 millones
Este es el precio promedio de una mamoplastia.

El costo puede llegar hasta los seis millones.

?Si le dicen que 3 millones, es mejor desconfiar?, señala el cirujano Martínez. Un bajo precio es un indicativo sospechoso, según el especialista.

Otro aspecto que hay que evitar es el llamado paracaidismo médico, algo que se está presentando mucho en Medellín.

Por eso es aconsejable acudir a un cirujano que tenga su consultorio en la ciudad.



Esto dice un vocero de Total Help
John Jairo Rúa, gerente de Total Help dio su versión sobre el caso de Lina*.

¿Por qué en su fundación operan más barato de lo normal?
"Nosotros tenemos precios muy equitativos para que todo el mundo se pueda operar, gente del estrato uno, dos, tres... Los cirujanos quieren cobrar por una cirugía de aumento de senos, cinco, siete millones de pesos, y nosotros cobramos 3'250.000 pesos".

¿El cierre que efectuó la Dirección Seccional de Salud de Antioquia, el año pasado, no fue definitivo?
"No, fue de 30 días. Y por eso demandamos a la Dirección Seccional".