HISTÓRICO
El escapulario
  • El escapulario
P. Hernando Uribe Carvajal. Ocd * | Publicado el 14 de julio de 2011

La fiesta de la Virgen del Carmen es el 16 de julio. Virgen del Carmen y escapulario son la misma cosa. Ella lo inventó, el escapulario.

El escapulario es un vestido. Un vestido a todo el mundo le interesa, le sirve, le hace falta. El vestido cubre la desnudez y adorna el cuerpo. Da gusto ver personas bien vestidas, hasta un andrajo les cae bien. Tienen el arte divino de elegir. Elegancia es eso, el arte de elegir. Es seductora la elegancia en el vestir.

El escapulario es símbolo, una cosa que remite a otra. Hay un vestido del cuerpo y un vestido del alma. El vestido del alma no es menos seductor que el del cuerpo. El vestido del alma es el amor, cuyo símbolo es el escapulario.

Un amigo del escapulario escribió: "Y todos cuantos vagan / de ti me van mil gracias refiriendo / y todos más me llagan / y déjame muriendo / un no sé qué que quedan balbuciendo".

El amor lo mantenía en agonía. El escapulario es el anuncio del milagro y el misterio. En él, lo uno es lo otro: Dios en el hombre, el hombre en Dios.

Según el Génesis, a Adán y Eva se les abrieron los ojos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Habían perdido el traje de la inocencia por dañar la relación de amor con su Creador. Inocencia viene del latín inocente, el que no hace daño.

El escapulario es símbolo de la inocencia, el vestido con que el hombre viene al mundo. Lo trae como tarea, la de cultivar con esmero lo que está llamado a ser, criatura de amor, imagen y semejanza de Dios.

El escapulario ubica al ser humano en el paraíso con el traje del amor. "Así como en el estado de la inocencia a nuestros primeros padres todo cuanto veían y hablaban y comían en el paraíso les servía para mayor sabor de contemplación", así quien usa el escapulario "saca deleite de sabrosa contemplación de Dios" (S. Juan de la Cruz).

Me asombra la popularidad de la Virgen del Carmen. Contemplo su escapulario como si descubriera una corriente de secreta simpatía que une las partes con el todo. Unidad de todas las partes del cuerpo, unidad de cuerpo y alma, y sobre todo, unidad del hombre y Dios.

Talismán mágico, el escapulario me lo dice todo sin palabras, pequeño trozo de tela hecho elocuencia divina.

* Monticelo, Centro de Mística.