HISTÓRICO
El fuero militar pasó con gran mayoría en Senado
  • ILUSTRACIÓN MORPHART
    ILUSTRACIÓN MORPHART
Por JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 11 de diciembre de 2012

El debate a la reforma constitucional del fuero militar concluyó hacia las 8:30 p.m. con la aprobación por 54 votos a favor y 5 en contra.

El acto legislativo prevé la creación de un Tribunal de Garantías para que conozca cada caso y dirima "los conflictos de competencia que ocurran entre la jurisdicción ordinaria y la penal militar".

El texto se envía ahora a conciliación, para reformar tres artículos de la Constitución.

El proyecto contempla que la justicia ordinaria se haría cargo de los crímenes de lesa humanidad y de los delitos de genocidio, desaparición de personas, ejecuciones extrajudiciales, violencia sexual, tortura y desplazamiento forzado. Los delitos que quedarían en manos de la justicia castrense serían "las infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) cometidas por miembros de la Fuerza Pública".

El capitán (r) Juan Alfonso Fierro Manrique, presidente de la Asociación de Veteranos, Analvet, aseguró que de aprobarse la reforma no ganarían los militares sino el país porque "si no hay garantías para cumplir la misión, la seguridad se va a deteriorar".

Que un uniformado sea juzgado por la Justicia Militar por actos indebidos hechos en servicio, no es considerado un triunfo para la Fuerza Pública, pero sí un paso para "contar con las herramientas que se necesitan para combatir a los grupos ilegales y a la delincuencia en el país", dijo Fierro Manrique .

"No habrá impunidad"
El director para las Américas de Human Right Watch, José Miguel Vivanco, manifestó hace una semana su preocupación por la aprobación de esta reforma e indicó que esta conllevaría a la impunidad.
En una misiva, Vivanco dijo que "queremos mostrar estas inquietudes porque los casos de las más de tres mil víctimas de homicidios agravados o en personas protegidas no pueden pasar a la Justicia Penal Militar".

Sin embargo, el proyecto establece que los delitos de genocidio, desaparición forzada, tortura, ejecución extrajudicial, desplazamiento forzado y reclutamiento o uso de menores, serán juzgados solo por la justicia ordinaria.

La respuesta en Colombia a las críticas de Vivanco no se hizo esperar. El senador Juan Manuel Galán expresó ayer que este proyecto no es para la impunidad y que no es cierto que a través de la reforma constitucional "se esté desconociendo la independencia e imparcialidad del juez, los derechos de las víctimas o que se asegure la impunidad".

En el misma sentido, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, afirmó que entiende la preocupación de los organismos internacionales al oponerse a la aprobación del fuero militar, pero "hay que tener en cuenta que esta es en una decisión soberana del Estado Colombiano".

"No es conveniente"
Los pocos resultados en las investigaciones de 3.555 presuntas ejecuciones extrajudiciales, hace creer a Alejandro Sierra, integrante de la plataforma de Derechos Humanos coordinación Colombia-E.U.-Europa, que el fuero militar sería un paso atrás, y permitiría blindar a los militares cuando cometan acciones indebidas.
Mientras se daba el debate anoche, el Consejo de Estado declaró la nulidad parcial del acto administrativo "Apoyo a la Justicia Penal Militar", firmado en junio de 2006 con el cual el CTI de la Fiscalía podía decidir si la investigación de un hecho era competencia de un juez militar o uno civil.