HISTÓRICO
EL FUTURO DE UNE
  • EL FUTURO DE UNE |
    EL FUTURO DE UNE |
Por JORGE BARRIENTOS MARÍN | Publicado el 17 de abril de 2013

Ha comenzado un ciclo de Foros con el objetivo de socializar la propuesta de fusión entre UNE, filial de telecomunicaciones de EPM, y Millicom, la multinacional dueña del 50 % de Tigo.

El camino de la fusión no será fácil, convencer a los escépticos, demagogos y políticos será una tarea difícil, con riesgo alto de que la propuesta no sea aprobada por temores infundados, desconocimiento o criterios políticos.

El debate sobre la fusión tiene que tener una gran altura técnica y académica, tanto jurídica como económica, proporcional a la responsabilidad de la decisión que debe tomarse.

En materia de telecomunicaciones la palabra clave -y la tendencia en todo el mundo- es "convergencia", es decir, que todos los servicios y modalidades de comunicación estén sobre redes unificadas, lo que nos lleva a la estrategia de empaquetar servicios, lo que es fundamental en telecomunicaciones para proveerlos eficientemente.

UNE tiene empaquetados los servicios que presta (Telefonía fija, TV e internet), pero en su portafolio le falta el servicios de telefonía móvil, que hoy no está en condiciones competitivas de ofrecer.

El empaquetamiento de todos los servicios permite varias cosas. Primero, disminuir el porcentaje de suscriptores que cancelan su contrato, pues es más difícil dejar el servicio.

UNE hoy no ofrece telefonía móvil en su portafolio, de modo que, por ejemplo, un cliente que migre a Claro (que ofrece los 4 servicios, difícilmente UNE lo recuperará).

Segundo, un mismo cliente usa más servicios de modo que se incrementa el beneficio medio de la compañía a menores costos.

Tercero, hay menores gastos de capital y operacionales, así como de marketing. La evidencia sugiere que los costes de red integrando las operaciones de fijo y móvil (vos y datos) son menores que ofrecer solo uno de los servicios.

Los datos de los años recientes dicen que UNE ha hecho un gran esfuerzo en inversiones, pero los resultados no son los mejores y no le está aportando al grupo los beneficios esperados, lo que sí se puede constituir en una pérdida de patrimonio público.

En 2012, el margen operacional y la rentabilidad del patrimonio y activos han sido negativos. Las altas inversiones de capital han llevado a la compañía a un alto endeudamiento, y nada hace pensar que el panorama a 2014/15 cambie si UNE continúa operando como hasta ahora.

La alternativa de UNE es la fusión: Tigo necesita las redes fijas de UNE para la transmisión de datos, UNE necesita el espectro que tiene Tigo para telefonía móvil.

Al final del día la realidad financiera es la que se impone y lo que cuenta es que UNE genere tanto beneficios económicos a su dueño como sociales a la comunidad. Lo que parece claro es que la compañía fusionada, con operaciones integradas, puede optimizar los recursos y la infraestructura, a la vez que seguramente ampliaría la base de suscriptores al mínimo costo.

La fusión es la opción más factible para que EPM pueda seguir participando en el lucrativo negocio de las telecomunicaciones, algo que las futuras generaciones de antioqueños con seguridad lo agradecerán.