HISTÓRICO
EL GRAN COLOMBIANO
  • EL GRAN COLOMBIANO |
    EL GRAN COLOMBIANO |
Por DIEGO MORA | Publicado el 25 de junio de 2013

No había lugar a dudas, la votación abierta para elegir el gran colombiano la iba a ganar Álvaro Uribe Vélez. Merecido reconocimiento o no, sus seguidores que se cuentan por millones en el país, aunque esta vez no votaron tan masivamente, lograron ponerlo en el primer lugar, por encima de García Márquez (que merece este y todos los premios por su gran obra) y Simón Bolívar (que quizás haya perdido puntos gracias a Chávez y Maduro).

Uribe es un triunfador, en todas las elecciones en las que ha participado logró el triunfo. Los colombianos lo elegimos dos veces para que fuera Presidente. La mayoría en el país le reconoce su gran trabajo y amor por la patria, así que este tipo de oportunidades para agradecerle no pueden ser desaprovechadas.

Obviamente la polémica no se hizo esperar. Diferentes sectores pusieron el grito en el cielo por la decisión de los colombianos. Los mismos panelistas elegidos por History Channel no disimularon su inconformismo y eso que hablamos de una elección democrática. Pero ahí estamos pintados los colombianos, no hacemos nada frente a algo para poder quejarnos después.

Esta elección estuvo abierta tres meses, podía votar cualquier persona una vez al día todos los días. Estaba claro que Uribe era el más opcionado para ganar, sus seguidores por redes sociales enviaban constantemente invitaciones para que se votara, lo que permitió, seguramente, que muchas personas se enteraran de esa posibilidad y se animaran a hacerlo. ¿Dónde estaban los que ahora se indignan por el resultado? ¿Por qué no votaron por otro de los candidatos? ¿Era más fácil esperar para quejarse?

Lo vemos mucho cada vez que tenemos elecciones. Los que salimos a votar somos una minoría. El abstencionismo en Colombia es cercano al cincuenta por ciento y sin temor a equivocarme puedo asegurar que la gran mayoría de quienes prefieren no votar, son los primeros que se quejan del alcalde, gobernador o presidente que resultó elegido.

Uribe durante su vida pública siempre ha sido polémico y no es porque calcule serlo o esto haga parte de su estrategia política, sino porque en un país acostumbrado a medias tintas y a políticos que dicen lo que su auditorio quiere escuchar, un "montañero" llegó, cambió el esquema y empezó a decir de frente y sin tapujos lo que había que hacer para cambiar el rumbo del país, algo que logró y que muchos no le perdonan.

Por último: fácil indignarse y renegar por quien ganó en la votación. Sería mejor que esa energía la utilizaran en propiciar cambios y no esperando a que lleguen. Felicitaciones a Uribe por este merecido reconocimiento.