HISTÓRICO
El hombre más anciano del mundo murió en Japón a los 116 años
  • En esta foto de archivo del 15 de octubre de 2012, aparece Jiroemon Kimura después de recibir el galardón del Guinness World Records como el hombre vivo más antiguo del mundo. FOTO AP
    En esta foto de archivo del 15 de octubre de 2012, aparece Jiroemon Kimura después de recibir el galardón del Guinness World Records como el hombre vivo más antiguo del mundo. FOTO AP
Efe | Publicado el 12 de junio de 2013

El japonés Jiroemon Kimura, reconocido por el Libro Guinness de los Récords como la persona más anciana del mundo, falleció este miércoles, a los 116 años,  por causas naturales, informaron responsables del municipio de Kyotango (oeste) donde residía.

Kimura falleció en el hospital de esa localidad de la prefectura de Kioto, en la que vivió durante casi toda su vida, en el que permanecía ingresado desde el pasado 11 de mayo.

Tras su fallecimiento, Misao Okawa, una mujer japonesa de 115 años residente en Osaka (oeste), se ha convertido en la persona más anciana del mundo, informaron este miércoles las oficinas del Libro Guinness en Japón.

Kimura, que nació en el seno de una familia de agricultores el 19 de abril de 1897 en lo que por ese entonces aún era la antigua provincia de Tango, fue reconocido como el hombre más anciano del mundo por el Libro Guinness en abril de 2011.

En diciembre de 2012 se le reconoció como la persona más anciana del planeta tras el fallecimiento de la estadounidense Dina Manfredini, a los 115 años.

Pocos días después, el 28 de diciembre de 2012, batió un nuevo récord, el del varón que más tiempo ha vivido, al superar al estadounidense de origen danés Christian Mortensen, que falleció en 1998 a los 115 años y 252 días.

Sin embargo, el récord está lejos del establecido por la francesa Jeanne Louise Calment, que falleció en 1997 a los 122 años y 164 días y que es la persona que más ha vivido de la que se tiene constancia.

En total, Kimura vivió 116 años y 54 días.

Según su autobiografía, tras terminar la primaria trabajó primero en una oficina postal de su ciudad y después se trasladó a Corea para trabajar como funcionario de comunicaciones para el Gobierno de Japón, que colonizó la península coreana entre 1910 y 1945.

Tras retornar a Japón y jubilarse como empleado de correos, el hombre dedicó buena parte de su tiempo a trabajar en su huerto hasta poco antes de cumplir los 100.

Hasta hace unos meses siguió realizando tres comidas diarias, con una dieta en la que abundaba el arroz aguado, las batatas o la calabaza.

El anciano, que vio nacer hace poco a su decimoquinto tataranieto, tenía además siete hijos -de los que solo viven cinco-, 14 nietos y 25 bisnietos.

Kimura, que vivía con la mujer de uno de sus nietos, de 60 años, comenzó a sufrir diversos achaques a finales del año pasado que le obligaron a ingresar en el hospital en varias ocasiones.

Ya postrado en una cama en su domicilio, el pasado 19 de abril celebró su 116 cumpleaños y contó ese día con la felicitación del primer ministro japonés, Shinzo Abe, que le envió una grabación con un mensaje para darle la enhorabuena por su aniversario.

Japón, uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo, cuenta con cerca de 30 millones de habitantes por encima de los 65 años, un 24,1 % del total de su población.