HISTÓRICO
El ícono del gremio de las esmeraldas
  • El ícono del gremio de las esmeraldas | La Iglesia apoyó los procesos de paz que impulsó en las zonas de esmeraldas. Aquí aparece con Monseñor Héctor Gutiérrez (izquierda) y con el obispo de Chiquinquirá, Luis F. Sánchez. FOTO COLPRENSA
    El ícono del gremio de las esmeraldas | La Iglesia apoyó los procesos de paz que impulsó en las zonas de esmeraldas. Aquí aparece con Monseñor Héctor Gutiérrez (izquierda) y con el obispo de Chiquinquirá, Luis F. Sánchez. FOTO COLPRENSA
POR CLARA ISABEL VÉLEZ RINCÓN | Publicado el 04 de abril de 2013

Sus conocimientos sobre el tema minero y de la explotación de las esmeraldas y el liderazgo asumido para concretar el pacto de paz que hace 23 años suscribieron los esmeralderos de 16 municipios de Boyacá, son las huellas que Víctor Carranza deja en el gremio del cual se convirtió en un ícono.

National Geographic, lo reconoció como el dueño de la esmeralda más grande del mundo (llamada Fura) y quizás el hombre que más conocía sobre estas gemas. La cadena Al Jazeera, para que hablara sobre la guerra de las esmeraldas de los años 80 que concluyó con el proceso de paz que él lideró y el cual, aseguró, estaba pendiendo de un hilo.

Para Óscar Baquero, presidente de la Federación Nacional de Esmeraldas de Colombia (Fedesmeraldas), el liderazgo de Carranza fue fundamental para sacar adelante el proceso de paz en los años 90 cuando la presión de los narcotraficantes que llegaron a la zona con el fin de apropiarse de la producción minera causó centenares de muertes.

"Su voz era respetada y se hacía lo que él quería. Pero siempre manejó las diferencias dentro del marco de la sana discusión", señala Baquero al recordar que aunque Carranza fue una figura controvertida y se le asocia a organizaciones ilegales fue fundamental para sacar adelante el proceso de paz entre los esmeralderos para lo cual contó con el apoyo de la Iglesia.

Para los mandatarios del occidente de Boyacá, la muerte de Carranza genera temor porque temen una nueva guerra de las esmeraldas. Édgar Morón, alcalde de Quipama recordó que la explotación minera en esas zonas se ha reducido en los últimos años.

Pedro Nel Rincón, otro empresario de las esmeraldas en Boyacá a quien algunos conocen como "Pedro Orejas" aseguró a la agencia de noticias Colprensa que "desde que hicimos un proceso de paz hace 23 años lo hemos tratado como un buen amigo y un personaje de la región".

Carranza era una autoridad en el tema de explotación minera, tanto que según Baquero "los esmeralderos le consultaban aspectos técnicos". Fue socio de las empresas mineras más importantes del país: Esmeracol, Tecminas y Coexminas, y lideró la creación de la primera Bolsa Internacional de las Esmeraldas.

Pero las esmeraldas no fueron la única pasión de Carranza. También se le reconoció en el gremio ganadero y fue dueño de las ganaderías Nare y La Cristalina. Sus fincas fueron reconocidas por su belleza y en alguna ocasión aseguró que en una de ellas tenía "40.000 mil chigüiros".