HISTÓRICO
“El interés eran nuestras hijas, no la condena”
  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Por JUAN GUILLERMO DUQUE A. | Publicado el 26 de agosto de 2013

El Juzgado Primero Especializado del Circuito de Medellín impuso una condena de 46 años y tres meses a Jesús David Hernández, alias "Chaparro", integrante de la denominada "Oficina" por los delitos de desaparición forzada y concierto para delinquir agravado.

Hernández, quien no asistió a la audiencia, para escuchar la condena, se le acusó de la desaparición de tres jóvenes del municipio de La Estrella: Jénnifer Puerta Saldarriaga, Yudy Alejandra Castillo Mira y Laura Cristina Echeverri, y de un presunto delincuente, Diego Alejandro Mejía, alias "28".

Estas personas, según datos recogidos en la investigación, fueron interceptadas en un falso retén por una patrulla de la Policía de Itagüí, cuando se desplazaban en un vehículo Mazda Milenium en inmediaciones de la urbanización Suramérica.

De allí fueron llevadas al comando de Policía y luego, bajo órdenes del mayor Luis Augusto Manrique Montilla, el entonces comandante de la estación Itagüí (ya condenado a 28 años), trasladadas a un parqueadero donde fueron entregados a alias "Chaparro".

Hernández, quien no asistió a la audiencia, envió un mensaje que fue leído por la juez en el que decía que no quería la condena porque sus hijos estaban muy mal y de sicólogo al igual que él.

Frente a esto Blanca García, madre de Laura Cristina Echeverri, quien fue la única que se hizo presente en la lectura de la condena, manifestó que por lo menos él ("Chaparro") tenía los hijos vivos y que se debería poner en el lugar de ellas.

Otras dos condenas
Por su parte Beatriz Saldarriaga, madre de Jénnifer Puerta, dijo no guardar ningún resentimiento y que no quiso ir a la última audiencia, pues su interés era saber de su hija.

"A mi no me interesaba si le metían uno, dos, 20 30 o 50 años, me hubiera interesado haber sabido una verdad, pero de todas formas él sabe que uno le tiene que dar cuentas a Dios. Yo no quedo con resentimientos, pero sí me da mucha tristeza quedar con esta incógnita, pero hay que seguir adelante porque Dios algún día nos muestra", expresó Beatriz.

"Chaparro", aunque se había allanado a los cargos, no dio detalles del paradero de las jóvenes, pues dijo que había entregado a esas personas a otro grupo del cual ya no quedaban personas vivas.

Alias "Chaparro" ya tenía otras dos condenas: una de 4 años y nueve meses por porte ilegal de armas y otra de 25 años y seis meses por homicidio calificado.