HISTÓRICO
EL MENSAJE DE LA “UNIÓN” DE OBAMA
  • EL MENSAJE DE LA "UNIÓN" DE OBAMA |
    EL MENSAJE DE LA "UNIÓN" DE OBAMA |
Por MICHAEL SHIFTER | Publicado el 18 de febrero de 2013

Después del ambicioso discurso del Estado de la Unión de Barack Obama, hace una semana, nadie puede acusar al presidente de los EE.UU. de la falta de visión.

Obama, con más confianza en el inicio de su segundo mandato, expuso una "lista de deseos" de propuestas.

La mayoría de los demócratas "liberales" (izquierda) aplaudieron el discurso activista, mientras que los republicanos, e incluso los demócratas moderados, fueron sorprendidos por su alcance y osadía.

Obama reaccionó a las críticas de su discurso inaugural -en el que no se refirió a cuestiones económicas- haciendo hincapié en la protección de la "clase media".

Las propuestas de Obama incluyen el aumento del salario mínimo federal, poniendo un precio económico en las emisiones de gases de efecto invernadero, dándoles a niños de 4 años el acceso a la enseñanza preescolar de alta calidad y la creación de un programa de U$40 mil millones para poner a la gente a trabajar en la reparación de la infraestructura.

Obama también hizo un llamado emocional para el control de armas.

La mayoría de las propuestas de Obama serán difíciles de pasar en el Congreso, especialmente en la Cámara de Representantes controlada por los republicanos.

Ellos sostienen, por ejemplo, que el aumento del salario mínimo agrava la ya complicada situación de desempleo. Insisten en recortes de gastos para reducir el enorme déficit del país.

Obama dejó en claro que si el Congreso no actúa sobre algunas de sus ideas, hará lo que pueda a través de la acción ejecutiva.

Las perspectivas de superar la división partidista en Washington parecen más alentadoras en la iniciativa de Obama sobre la reforma migratoria.

Tanto los republicanos como los demócratas respondieron positivamente al llamamiento sensato de Obama sobre un proyecto de ley integral. El optimismo refleja el poder del voto latino. Pero la aprobación no está garantizada. Será difícil conciliar el proyecto de la Cámara conservadora con una propuesta más liberal del Senado.

La respuesta republicana al discurso de Obama estuvo a cargo del senador de Florida, Marco Rubio, quien ha tomado el liderazgo en el tema de la inmigración.

En Inglés y -por primera vez- en español, Rubio, un cubano-estadounidense y una de las estrellas emergentes de su partido, expuso una visión diferente para el país, con un papel menos activista del Gobierno.

Pero las ideas de Rubio para crecer la economía tenían pocos detalles.

El discurso de Obama y la respuesta de Rubio dejó en claro que la batalla política en los EE.UU. girará en torno a la mejor manera de enfrentar los retos nacionales.

La política exterior de Obama será cautelosa. Parece decidido a evitar enredos como Irak y Afganistán -su promesa de traer de vuelta los hombres y mujeres que sirven en Afganistán fue la más aplaudida- y centrarse en la "construcción nacional" en casa.

América Latina no fue mencionada en el discurso de Obama, a excepción de una referencia sobre México ("Ford está trayendo empleos de México"), lo que no reconoció la vibrante industria mexicana de fabricación de automóviles.

Obama anunció el lanzamiento de las negociaciones sobre el comercio trasatlántico y de inversiones entre los EE.UU. y la UE, que debería incluir algunos países de América Latina.

Pocas, sí alguna, de las aspiraciones contenidas en el discurso de Obama probablemente se convierta en realidad en el corto plazo.

Pero el hecho de que un presidente afroamericano dio su quinto discurso del Estado de la Unión -y un latino le dio la respuesta del partido de la oposición (en español…)– no debe pasar desapercibido.