HISTÓRICO
El mercadeo entrante
POR CARLOS FERNANDO VILLA GÓMEZ | Publicado el 22 de julio de 2012
La empresa HubSpot, con sede en Cambridge en los Estados Unidos, ha hecho popular el término “inbound” (entrante) para referirse al mercadeo cuya actividad parte, en esencia, del cliente o prospecto, el cual ya está en una base de datos, o bien, está tratando de conseguir alguna información por la red, utilizando para ello redes sociales como Facebook, Twitter y otras, visitando sitios Web que le interesan e impactan, y, en general, se trabaja más con base en lo que Seth Godin llamó marketing con permiso (permission marketing).

Como bien indica Brian Halligan, autor del libro Inbound Marketing y co-fundador de HubSpot, el mercadeo entrante está liberando a las personas de la intromisión de muchas acciones de mercadeo que han sido cuestionadas por interrumpir lo que se hace, trabajando para ello, básicamente, la Web, las redes y los blogs, de manera que se pueda “construir” una relación más directa y efectiva cliente-proveedor, en todos los campos.

El trabajo del mercadeo entrante parte entonces de la acción de los clientes y prospectos, que desean información o buscan conseguirla, y a quienes se les envía o responde sobre lo que buscan o indagan; igualmente, es una actividad relacional que requiere contenido adecuado y efectivo, bien sea por medios virtuales o por telecomunicaciones.

En lugar de saturar y sobre informar a la gente con toneladas de información, la mayoría de las veces irrelevante para los receptores de los mensajes, esta actividad permite que quienes reciben lo que se informa sea lo que están buscando, lográndose con ello mayor efectividad y, por consiguiente, rapidez de acción, y un establecimiento y permanente fortalecimiento de las relaciones.

Cuando el cliente narra la historia sobre lo que desea, es cuando comienza la acción para lograr que se produzca el efecto Aida (atención, interés, deseo y acción).

Se trata entonces de un mercadeo que nace por la búsqueda on line de alguien, actuando entonces inmediatamente para establecer, y continuar, relaciones que permitan hacer del mercadeo algo más fácil, sencillo, efectivo, y que mejore el nivel de vida de las personas, porque de esta forma no se pierde tiempo, se logra hacer transacciones de todo tipo de manera más rápida, efectiva y segura, y se amplía cada vez más la base de datos.

Ver artículo completo en www.tiempodemercadeo.com