HISTÓRICO
EL NACIMIENTO DE LA DICTADURA
  • EL NACIMIENTO DE LA DICTADURA |
    EL NACIMIENTO DE LA DICTADURA |
Por FEDERICO HOYOS SALAZAR | Publicado el 21 de junio de 2013

Hace algunos días tuve la oportunidad de asistir a una conferencia con Marina Nemat, una refugiada iraní que sufrió las consecuencias de la revolución con la llegada de la teocracia que hoy gobierna el país persa. Las reflexiones de Marina son un campanazo de alerta para todas las democracias del mundo que tienen algún tipo de amenaza por grupos totalitarios, enemigos de la libertad.

Marina fue encarcelada siendo una adolescente porque durante la transición de la democracia a la teocracia, había escrito artículos en contra del nuevo gobierno para el periódico de su escuela y porque al igual que miles de otros adolescentes del momento se había adentrado en la obra de Marx y otros autores semejantes.

Durante sus años de prisión junto a miles de otros jóvenes que de una manera u otra habían protestado contra el nuevo régimen, Marina fue torturada sistemáticamente, violada y obligada a casarse con uno de sus guardianes, además de ser obligada a renunciar a su fe católica y convertirse al Islam. Años después de soportar todo tipo de vejámenes, el esposo con quien había sido obligada a casarse fue asesinado y como consecuencia de esto y la ayuda de su familia pudo salir de la prisión y refugiarse en Canadá, donde actualmente vive.

Marina hoy viaja por todo el mundo contando su testimonio y generando reflexión sobre la importancia de la libertad de pensamiento y de culto, que sólo se garantizan en una democracia. Dos puntos concretos sobre la charla de Marina que me impactaron y quiero compartir con ustedes.

Primero: No podemos dar por sentado que nuestras democracias durarán por siempre. Cuenta Marina que durante su adolescencia, cuando el rey (Sha) gobernaba Irán y se respiraba un aire de libertad y estabilidad, nadie se imaginaba lo que estaba por venir y que el liberal y democrático Irán, terminaría inmerso en una teocracia dictatorial donde se elimina el pensamiento contrario, coartan los derechos más básicos y se vive con miedo. En este sentido y trayendo esta reflexión a Colombia, vale la pena recordar que en nuestra parte del continente soplan vientos de un socialismo radical que al igual que en Irán, desprecia el disenso, la libertad de expresión, de asociación y de culto, pues nada más peligroso para una dictadura que instituciones como la familia, la Iglesia o la prensa.

Segundo: Las dictaduras no llegan de un día para otro. Cuando vivimos en una democracia relativamente estable, tendemos a dar por sentado que nuestras tradiciones y estilo de vida no tienen enemigos que los quieren eliminar o modificar. Grave error. Las dictaduras se consolidan poco a poco ocupando espacios políticos y culturales en donde pueden ir generando cambios leves e imperceptibles para no alarmar la sociedad. Aprendamos de otras experiencias, estemos atentos y nunca olvidemos que las libertades que tanto han costado conseguir, no perdurarán al menos que las defendamos.

Post Scriptum. Pueden encontrar la conferencia de Marina en www.university.acton.org y seguirla en Facebook.